RESPIRA

“El Dios que hizo el mundo y todo lo que hay en él es Señor del cielo y de la tierra. No vive en templos construidos por hombres, ni se deja servir por manos humanas, como si necesitara de algo. Por el contrario, él es quien da a todos la vida, el aliento y todas las cosas.” (Hechos de los Apóstoles 17.24–25, NVI)

bajo agua¿Cuánto tiempo se puede estar bajo el agua sin salir a la superficie? ¿Cuánto tiempo se puede resistir sin respirar? A medida que los humanos se adentran en nuestras dos fronteras finales, el espacio sideral y las profundidades del océano, merece la pena intentar comprender nuestras opciones de supervivencia en entornos sin aire.

“En el vacío del espacio, la inconsciencia llega muy rápido. En 1965, un traje espacial rasgado expuso brevemente a un trabajador de la instalación espacial Johnson de la NASA a un vacío casi completo en una cámara de pruebas. Se desmayó después de aproximadamente 15 segundos. En contra de la creencia popular, no estuvo en riesgo de explotar. En una presión tan baja, los fluidos corporales expuestos se vaporizan con la temperatura corporal. Así, su último recuerdo antes de despertarse fue la saliva evaporándose en su boca”.[1]

Por otro lado, en las profundidades que están colmadas de agua, cómo los lagos u océanos, la situación varía, por ejemplo a “los practicantes de buceo libre, los que se sumergen hasta el límite de su capacidad sin equipo de buceo, les va mejor, ya que normalmente pueden estar tres minutos o más bajo el agua. El buceador que tiene el récord de la inmersión más profunda, Herbert Nitch, se sumergió 214 metros en un espacio especialmente diseñado para ello, y permaneció bajo la superficie durante cuatro minutos y medio. Los buceadores libres se benefician de una reacción física conocida como el ‘reflejo de inmersión mamífero’, que ralentiza el corazón cuando el cuerpo se sumerge bajo el agua -el simple hecho de sumergir la cara en agua fría es suficiente para desencadenar este efecto”.[2]

En ambos casos, el tiempo en que una persona puede estar sin aire es muy corto, incluso arriesgando su propia integridad, cómo en el caso de Nicholas Mevoli de 32 años, que el añobajo agua 3 pasado tomó varias bocanadas de aire poco antes de sumergirse al agua y comenzar a bucear hacia el agujero azul de Dean, una cueva submarina situada en Bahamas. El objetivo de Mevoli era llegar a una profundidad de más de 70 metros, y hacerlo sin respirar. Pero la aventura acabó en tragedia, porque cuando este buceador apareció en la superficie tres minutos y medio después de haberse sumergido, a pesar de haber conseguido un récord de profundidad sin aletas de 72 metros, poco después perdió la conciencia, y, pese a que recibió atención médica inmediata, murió poco después”.[3] ¡No se puede vivir sin aire!

Necesitamos oxígeno para vivir, en cambio Dios no necesita de nada para subsistir, y en su amor de padre nos proporciona las condiciones para poder gozar de todo lo que nos rodea, porque “él es quien da a todos la vida, el aliento y todas las cosas”. Con razón David exclamaba: “De ti he dependido desde que nací; del vientre materno me hiciste nacer. ¡Por siempre te alabaré!”.[4] El ser humano que reconoce que está vivo por la providencia de Dios y que todo lo que posee es por su misericordia, entonces no deja de alabar y someterse a su voluntad.

A veces, pasamos la vida pensado en grandes hazañas, pintamos el futuro de diversos colores y nos llenamos de emoción por algo que no sabemos si será verdad. A cambio, desperdiciamos el presente, hacemos de cada segundo una película en blanco y negro, que nos impide disfrutar del milagro de una sonrisa, la paz de un abrazo, el perfume de una flor y la alabanza de los pajaritos, y por sobre todo, somos incapaces de entender que todo eso proviene de Dios quién nos sustenta día a día.

energiaAsí cómo necesitamos del aire para vivir, necesitamos de su presencia para colmar nuestros pulmones de fe y esperanza. Vivir desesperados o ir a la cama con ganas de no abrir los ojos nuevamente no es vida; vivir sin sentido, mirando un futuro negro, no es vida. Muchos respiran pero están muertos, porque el “que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios, no tiene la vida”.[5] Vivir, esperar y confiar en Jesús es el aire que da una vida plena, Jesús mismo lo afirmó: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida—declara Cristo—; nadie viene al Padre, sino por mí”.[6] “Como me envió el Padre viviente—dice él—, y yo vivo por el Padre, asimismo el que me come, él también vivirá por mí. El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida”.[7] “De cierto, de cierto os digo: Viene la hora, y ahora es, cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Dios; y los que la oyeren vivirán. Porque como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo; y también le dio autoridad de hacer juicio, por cuanto es el Hijo del hombre”.[8]

Mi apreciado (a) compañero de fe, Dios es el que sustenta todo. Reconocerlo, aceptarlo y hacer su voluntad es el oxígeno que necesitamos para vivir plenamente. Que tu existencia no sea solo vivir por vivir o simplemente respirar, sino que transites por este mundo con paz, esperanza y fe. ¡Amén!/////.

joe  firma 3

 

Desde mi rincón de poder…y un poquito antes del retorno de Cristo…

Ubícame en la página web: www.poder1844.org, en el Facebook: http://www.facebook.com/poder1844, o en Twitter: https://twitter.com/joesaa

 


[1] http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2014/07/140716_vert_fut_cuanto_tiempo_podemos_aguantar_bajo_agua_lv.shtml

[2] Ibid.

[3] Ibid.

[4] Salmo 71.6, NVI

[5] 1 Juan 5.12 NVI

[6] Juan 14.6 RV60

[7] Juan 6.57, 63 RV60

[8] Juan 5.25-27 RV60

MÁS OSCURO

“Pero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo que pertenece a Dios, para que proclamen las obras maravillosas de aquel que los llamó de las tinieblas a su luz admirable.” (1 Pedro 2.9, NVI)

negroEn las Escrituras, el término “tinieblas” se usa con diversos sentidos: “(1) Estado de la tierra antes de que Dios dijera: «Sea la luz» (Gn. 1:2). (2) Ausencia temporal de luz en la noche (Gn. 1:5). (3) Oscuridad extraordinaria traída por Dios (Éx. 10:21; 14:20; Mt. 27:45). (4) Las tinieblas en cuyo seno Dios envolvía Su gloria (Éx. 20:21; Sal. 18:9, 11; 97:2; He. 12:18)”.[1] Todos estos sentidos hacen hincapié a un estado de oscuridad o algo muy oscuro, aún más que un nuevo material que ha presentado la compañía británica Surrey NanoSystems de nanotecnología como el más oscuro del mundo, llamado Vantablack. “Es tan profundamente negro que es imposible distinguir sus contornos, dobleces o irregularidades: sólo se puede ver lo que hay a su alrededor”.[2] Además, según esta empresa, “es revolucionario porque puede aplicarse a estructuras ligeras y sensibles a la temperatura como el aluminio y a la vez absorber 99,96% de la radiación incidente. Y esta capacidad de absorción de la luz visible es, dicen sus creadores, la más alta jamás registrada”.[3] Pero, ni el Vantablack, presentado cómo el más oscuro del mundo, puede superar a las tinieblas del cual habla las Escrituras, especialmente cuando se trata de una vida alejada de la mayor luz del mundo, Cristo Jesús. Porque este término “tinieblas” no solo hace referencia a los sentidos ya expuestos, sino también a las “tinieblas morales, el estado del hombre como consecuencia de la caída (Sal. 82:5; Is. 9:2; Mt. 4:16; Jn. 1:5; 3:19; 2 Co. 6:14; 1 P. 2:9; Jud, 6, 13)”.[4]

Con razón Jesús dijo: “Yo soy la luz que ha venido al mundo, para que todo el que crea en mí no viva en tinieblas”,[5] porque un hombre lejos de Dios, vive en un estado de densa oscuridad, una oscuridad inigualable. Esta oscuridad es moral, es de discernimiento, de sabiduría, de respuestas a las dudas. Entonces el hombre necesita de la luz de Jesucristo negro 2para dejar su vida oscura y andar seguro sin temor a tropezar.

Debemos ser gratos con Dios, porque al aceptarlo, somos parte de su pueblo que deja las tinieblas y se cubre de su luz admirable, y el futuro oscuro que nos llenaba de miedo, se torna en un camino que recorremos con paz y esperanza. A la vez, tenemos una enorme responsabilidad, y es, en palabras textuales de Cristo: “Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo”.[6]

Sin embargo, la “luz que fue dada para que brillara cada vez con más intensidad hasta que el día sea perfecto, arde débilmente. La iglesia no proyecta más los claros rayos de luz en medio de la oscuridad moral que está envolviendo al mundo como una fúnebre mortaja. La luz de muchos no arde ni brilla. Son témpanos morales”.[7] Es verdad que el “tiempo actual es un tiempo de tinieblas espirituales para las iglesias del mundo. La ignorancia de las cosas divinas ha encubierto a Dios y la verdad de la vista de los hombres. Las fuerzas del mal se congregan y fortalecen. Satanás promete a sus asociados que hará una obra que seducirá al mundo entero. Mientras que la actividad de la iglesia es sólo parcial, Satanás y sus ejércitos están desplegando una actividad intensa”.[8] Aunque hay otra realidad: “Una luz acumulada ha brillado sobre el pueblo de Dios, pero muchos han descuidado el seguir la luz, y por esta razón se hallan en un estado de gran debilidad espiritual. No es por falta de conocimiento por lo que el pueblo de Dios perece actualmente. No serán condenados a causa de que no conocen el camino, la verdad y la vida. La verdad que alcanzaron a comprender, la luz que ha brillado en su alma pero que han descuidado o negro 4rechazado, los condenará”.[9]

Mi compañero (a) de fe, tenemos la bendición de haber sido tomados de las tinieblas para ser parte del pueblo de Dios, el “pueblo de la luz”, y éste ha sido escogido para que proclame “las obras maravillosas de aquel que los llamó de las tinieblas a su luz admirable”. Aceptemos la oferta de Dios que nos dice: “Venid, pues, dice Jehovah; y razonemos juntos: Aunque vuestros pecados sean como la grana, como la nieve serán emblanquecidos. Aunque sean rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana”.[10] Sin oscuridad, pero mucha luz. ////.

joe  firma 3

Desde mi rincón de poder…y un poquito antes del retorno de Cristo…

Ubícame en la página web: www.poder1844.org, en el Facebook: http://www.facebook.com/poder1844, o en Twitter: https://twitter.com/joesaa

 


[1] Samuel Vila Ventura, Nuevo diccionario bíblico ilustrado (TERRASSA (Barcelona): Editorial CLIE, 1985), 1156.

[2] http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2014/07/140715_ciencia_material_mas_negro_np.shtml

[3] Ibid.

[4] Samuel Vila Ventura, Nuevo diccionario bíblico ilustrado, 1156.

[5] Juan 12.46, NVI

[6]Mateo 5.16, NVI

[7] Francis D. Nichol y Humberto M. Rasi, eds., 1 Crónicas a Cantares, trans. Víctor E. Ampuero Matta y Nancy W. de Vyhmeister, vol. 3, Comentario Biblico Adventista del Séptimo Día (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 1994), 1175.

[8] Elena G. de White, Servicio cristiano, ed. Aldo D. Orrego, Cuarta edición. (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2007), 44.

[9] Elena G. de White, Servicio cristiano, ed. Aldo D. Orrego, Cuarta edición. (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2007), 32.

[10] Isaías 1.18, RVA

MÁS PROTEGIDOS

“Cuídame como a la niña de tus ojos; escóndeme, bajo la sombra de tus alas” (Salmo 17.8, NVI)

impermebaleHasta hace poco, se pensaba que la “hoja de loto era el elemento de la naturaleza que lograba repeler el agua de manera más efectiva, pero un equipo del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos, afirma que hay algo mejor”.[1] Comprobaron que las alas de las mariposas y las hojas de capuchina (una planta trepadora de hojas abroqueladas originaria de Perú), son más impermeables que la hoja de loto. Inspirados en estos descubrimientos, estos ingenieros estadounidenses crearon el compuesto más resistente al agua conocido hasta el momento. “Al añadir una especie de ranuras minúsculas a una superficie hecha de silicio, lograron incrementar la rapidez con la que el agua rebota, lo que representa un aumento de 40% con relación a los valores de referencia utilizados hasta el momento. Este tipo de ranura se encuentran en las alas de las mariposas Morpho y en las venas de las hojas de las capuchinas”.[2]

Este nuevo material hidrofóbico podría conservar más eficientemente la ropa seca y prevenir la formación de hielo en los motores de los aviones, afirman los expertos que trabajaron en el tema. Además, los científicos esperan que el uso de este material en superficies de metal, en telas y cerámicas dé protecioninicio a una nueva generación de productos más protegidos a la humedad, desde tiendas de campaña hasta turbinas generadoras de energía eólica.

Sin embargo, existe más que un elemento, un Ser, superior en resistencia, no solo al agua, sino a todo lo que atente contra la vida y la felicidad del ser humano. Éste ha sido revelado siglos atrás en la historia, y viene cumpliendo eficientemente su papel protector a través de los años. Su presentación no puede ser tan simple, más aún compleja, porque no hay quién lo entienda, pero estas palabras lo presentan acertadamente: “A ti, fortaleza mía, te cantaré salmos, pues tú, oh Dios, eres mi protector. ¡Tú eres el Dios que me ama!”.[3] Dios es la mejor y única protección segura que tiene todo ser humano.

Millones de personas en el pasado, murieron seguras y confiadas a pesar de las circunstancias difíciles que les tocó vivir. Hoy, más personas avalan la eficacia protectora de Dios y pueden vivir con esperanza en un mundo donde todo es peligroso. Porque “mientras afirmemos nuestra mente en el Ser que es nuestro sol y nuestro escudo, el mal que nos rodea no manchará nuestras vestiduras. Mientras trabajemos para salvar a las almas prontas a perecer, no seremos avergonzados si ponemos nuestra confianza en Dios. Cristo en el corazón, Cristo en la vida: tal es nuestra seguridad… Fue por medio de la fe y la oración que Jacob, siendo de por sí un hombre débil y pecador, llegó a ser un príncipe de Dios. Así también ustedes pueden llegar a ser hombres y mujeres de propósitos santos y elevados, de vida noble; hombres y mujeres que por ninguna orando en EE_EEconsideración se apartarán de la verdad, lo recto y la justicia. A todos nos acosan preocupaciones, cargas y obligaciones apremiantes; pero cuanto más difícil la situación y más pesadas las cargas, tanto más necesitamos a Jesús”.[4]

Mi compañero (a) de fe, en estos tiempos tan complicados y peligrosos, debemos correr a Dios y decirle: “Cuídame como a la niña de tus ojos; escóndeme, bajo la sombra de tus alas”. ¡Amén!////.

joe  firma 3

 

Desde mi rincón de poder…y un poquito antes del retorno de Cristo…

Ubícame en la página web: www.poder1844.org, en el Facebook: http://www.facebook.com/poder1844, o en Twitter: https://twitter.com/joesaa

 


[1] http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2013/11/131121_tecnologia_material_impermeable.shtml

[2] Ibid.

[3] Salmo 59.17, NVI

[4] Elena G. de White, El ministerio de curación, ed. Aldo D. Orrego, Tercera edición. (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2011), 408–409.

 

NADA OCULTO

“No hay nada escondido que no llegue a descubrirse, ni nada oculto que no llegue a conocerse públicamente.” (Lucas 8.17, NVI)

gold credit card and lockEn los últimos años, el robo de información electrónica, especialmente de los datos que pululan en la red, se ha vuelto cotidiano. Sin embargo, la alarma mundial se encendió, cuando Edward Snowden[1] reveló algo que no se sabía con exactitud, que el robo de información privada no se hacía solo entre gente común y corriente, sino que decenas de países habían sido objetos de infiltraciones en sus comunicaciones y sustracción de secretos de estado. Allí el mundo entró en pánico, las personas y los gobiernos del mundo se percataron que no podían ocultar ni su información privada ni sus comunicaciones.

Hace cuatro meses atrás, en medio de esta incertidumbre por proteger y guardar datos privados en la red, el Congreso de Telefonía Celular en Barcelona lanzó el Blackphone, un teléfono que según sus creadores, cuidaba la privacidad en la red. Muchas personas, empresas y países se interesaron rápidamente en este nuevo producto. Hoy y con un precio de US$629 Blackphone ya puede adquirirse, pero ¿vale la pena?, ¿es verdad que puede proteger y ocultar información personal y privada?

Blackphone

blackphone“Blackphone opera bajo Android pero con una capa añadida de seguridad con la cual sus creadores rebautizaron a la plataforma como PrivOS. Esa capa encripta los datos que existen en el teléfono, dificultando así su rastreo. Adicionalmente una de las características más importantes del dispositivo es un conjunto de apps para añadir un nivel más de seguridad. Aplicaciones como Silent Voice, Silent Text y Silent Circle permiten realizar comunicaciones seguras con otros usuarios… SpiderOak crea una nube privada en la que los usuarios pueden respaldar su información encriptada sin temor a que un cracker robe sus datos. Encima de esto la navegación en la red es privada a través de un VPN (una conexión privada virtual), las búsquedas que se realizan no dejan direcciones IP ni almacenan las llamadas cookies con nuestras preferencias, y su administrador de WiFi sólo se conecta a puntos de acceso en los que confiemos plenamente”.[2]

Pero, este teléfono móvil ¿es seguro realmente?, ¿puede mantener en secreto nuestras comunicaciones y datos personales? Varios analistas son escépticos a este producto, ellos dicen que es como querer esconder el mar, además la información que se sube a la red tiene que estar en algún lado, y normalmente los simples mortales no saben dónde, confían a ciegas, y las grandes compañías que prestan sus servidores para almacenar toda información, y la mayoría en los Estados Unidos, legalmente están sujetos a brindar toda información, porque no hay dato en la red que se pueda ocultar, siempre hay alguien que lo guarda y otro que lo descubre.

De la misma manera

Si no existe máquina o programa humano que pueda mantener oculto las comunicaciones o informaciones de las personas, con más certeza podemos afirmar que no existe manera de ocultar nuestras acciones al Creador del Universo. En el libro de Apocalipsis, específicamente los capítulos dos y tres, nos recuerdan que Dios sabe y conoce todo, para Él no hay información encriptada, ni de acceso denegado porque “no hay nada escondido que no llegue a descubrirse, ni nada oculto que no llegue a conocerse públicamente”.0904011

En la historia de Pedro con Cornelio[3] podemos entender que nada se oculta a los ojos de Dios. “Lo detallado de estas instrucciones, en las cuales incluso se mencionó la ocupación del hombre en cuya casa moraba Pedro, pone en evidencia que el Cielo conoce la historia y las actividades de los hombres en todos los aspectos de la vida. Dios está enterado del trabajo diario del humilde labrador, como asimismo de lo que hace el rey en el trono. Y le son conocidos la avaricia, la crueldad, los crímenes secretos y el egoísmo de los hombres, como asimismo sus buenas obras, su caridad, su generosidad y su bondad. Nada está oculto a la vista de Dios”.[4]

Mi compañero (a) de fe, quizás nos hemos vuelto especialistas en esconder nuestras acciones delante de los hombres, pero no existe cosa alguna que podamos esconder de Dios, con razón decía el profeta Nahúm: “¿Qué traman contra el SEÑOR? ¡Él desbaratará sus planes!…”.[5] Por lo tanto, andemos con la certeza que somos observados no por ojos humanos, sino por los ojos del Señor, quién “sacará a la luz lo que está oculto en la oscuridad y pondrá al descubierto las intenciones de cada corazón. Entonces cada uno recibirá de Dios la alabanza que le corresponda”.[6]

Hoy es el día de poner las cosas en orden con Dios y andar seguros bajo su sombra. ¡Amén!////.

joe  firma 3

 

Desde mi rincón de poder…y un poquito antes del retorno de Cristo…

Ubícame en la página web: www.poder1844.org, en el Facebook: http://www.facebook.com/poder1844, o en Twitter: https://twitter.com/joesaa

 


[1] Edward Joseph Snowden (Elizabeth City, 21 de junio de 1983) es un consultor tecnológico estadounidense, informante, antiguo empleado de la CIA (Agencia Central de Inteligencia) y de la NSA (Agencia de Seguridad Nacional).2 3 En junio de 2013, Snowden hizo públicos, a través de los periódicos The Guardian y The Washington Post, documentos clasificados como alto secreto sobre varios programas de la NSA, incluyendo los programas de vigilancia masiva PRISM y XKeyscore. Estas confesiones revelaron que muchos países eran blanco de robo de información, causándole a Estados Unidos un gran problema. Hoy se encuentra refugiado en Rusia, pedido por la justicia norteamericana.

[2] http://www.bbc.co.uk/mundo/blogs/2014/07/140702_blog_un_mundo_feliz_blackphone.shtml

[3] Capítulo 10 de Hechos de los Apóstoles.

[4] Elena G. de White, La historia de la redención, trans. Gastón Clouzet y Alberto Novell, Primera edición. (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2009), 297.

[5] Nahúm 1.9 NVI

[6] 1 Corintios 4.5 NVI

UN HOGAR

“En el hogar de mi Padre hay muchas viviendas; si no fuera así, ya se lo habría dicho a ustedes. Voy a prepararles un lugar.” (Juan 14.2, NVI)

sin hogar 2En los últimos años se han producido muchas guerras internas y externas en diferentes partes del globo que los datos entregados por Naciones Unidas esta última semana, da cuenta que “51,2 millones de personas tuvieron que dejar sus hogares para huir de distintos conflictos alrededor del mundo en 2013”.[1] “Esa cifra es superior a los que causó el mayor conflicto bélico de la historia: la Segunda Guerra Mundial. Además, en el último año se registró un aumento de seis millones de refugiados en comparación con los datos de 2012 y se estima que existen 33 millones de personas desplazadas en el mundo”.[2] Los dos países con mayor número de personas que huyen y dejan su hogar son Siria y Afganistan. En el primero se “estiman que hay 6,5 millones de desplazados. La batalla que se libra en el país árabe ha obligado al desarraigo continuo de muchas familias, que deben trasladarse a menudo para evitar la violencia”.[3] El segundo, y más afectado “por la problemática de los refugiados continúa siendo Afganistán con 2,5 millones de personas viviendo en los campos construidos por Naciones Unidas para proteger a las personas que huyen de la guerra”.[4]

Pero más allá de los datos alarmantes, la verdad es que ninguna organización humanitaria, ni ningún país pueden controlar este problema, mucho menos solucionarla, a lo menos pueden abastecer de alimento y agua, y una carpa para abrigarse en algún desolado desierto. Esto quiere decir que millones de personas no tienen un hogar, andan buscando uno seguro y feliz.

Jesús afirmó: “No se angustien. Confíen en Dios, y confíen también en mí. En el hogar de mi Padre hay muchas viviendas; si no fuera así, ya se lo habría dicho a ustedes. Voy a 0508062X2prepararles un lugar. Y si me voy y se lo preparo, vendré para llevármelos conmigo. Así ustedes estarán donde yo esté”.[5]Entonces nosotros tampoco tenemos un hogar, estamos de paso morando en un lugar temporal, que no es el nuestro, porque el que nos pertenece es seguro y es feliz. Con razón, por lo menos siete veces en el libro de Apocalipsis,[6] Jesús nos motiva a no desfallecer, nos exhorta a que no dejemos que el polvo de la mundanalidad se pegue a nuestro ser, ni el vaivén del agitado mundo de los negocios nos haga sordos a esa voz que se levanta y que dice “miren que vengo pronto” y “traigo conmigo mi recompensa”,[7] que incluye un hogar definitivo, por eso menciona: “Dichosos los que lavan sus ropas para tener derecho al árbol de la vida y para poder entrar por las puertas de la ciudad”.[8]

Hace algún tiempo atrás estaba aprovechando mi estadía en una ciudad grande, en un país vecino al mío, para conocerla una poco más. Durante la tarde disfruté de sus parajes hermosos y la calidez de su gente. Al finalizar el día decidimos terminar el paseo en la plaza central de esa ciudad. Mientras tomaba algunas fotos de esa fastuosa plaza, rodeada de casonas virreinales, un movimiento de gente me llamó la atención. Decenas de personas llegaban con cartones y algunas mantas y se colocaban alrededor de la plaza. Tuve que preguntar a mis acompañantes de que se trataba todo eso, y recibí de respuesta esto: “son personas sin hogar, que buscan un lugar para pasar la noche, y debajo de estos techos se protegen de la lluvia y están seguros”. De la misma forma, “durante mucho tiempo hemos esperado el regreso de nuestro Salvador. Pero no por eso la promesa es menos segura. Pronto nos encontraremos en nuestro hogar prometido. Allá Jesús nos guiará junto a las aguas vivas que fluyen del trono de Dios, y nos explicará las enigmáticas disposiciones a través de las cuales nos guió con el fin de perfeccionar nuestros caracteres. Allí veremos en todas partes los hermosos árboles del paraíso, y en medio de ellos contemplaremos el árbol de la vida. Allí veremos con una visión perfecta las hermosuras del Edén restaurado. 0505035Allí arrojaremos a los pies de nuestro Redentor las coronas que él había colocado en nuestras cabezas, y, pulsando nuestras arpas doradas, ofreceremos alabanza y agradecimiento a aquel que está sentado sobre el trono”.[9]

Mi amigo (a), esta promesa sale de la boca que jamás habló mentira: “En el hogar de mi Padre hay muchas viviendas; si no fuera así, ya se lo habría dicho a ustedes. Voy a prepararles un lugar… ¡vengo en breve!”… ¡Amén!////.

joe  firma 3

 

Desde mi rincón de poder…y un poquito antes del retorno de Cristo…

Ubícame en la página web: www.poder1844.org, en el Facebook: http://www.facebook.com/poder1844, o en Twitter: https://twitter.com/joesaa

 


[1] http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2014/06/140620_internacional_refugiados_millones_mundo_amv.shtml

[2] Ibid.

[3] Ibid.

[4] Ibid.

[5] Juan 14.1-3 NVI

[6] Apocalipsis 2:5, 16; 3:11; 22:7, 12, 20

[7] Apocalipsis 22:12 NVI

[8] Apocalipsis 22:14 NVI

[9] Elena G. de White, Consejos sobre mayordomía cristiana, ed. Aldo D. Orrego, Segunda edición. (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2007), 222.

 

CICATRICES

“Por lo demás, que nadie me cause más problemas, porque yo llevo en el cuerpo las cicatrices de Jesús.” (Gálatas 6.17, NVI)

cicatricesLa escarificación, “es la acción de producirse escaras en la piel. Las escaras son cicatrices producidas por cortes superficiales o profundos en la dermis. Estas heridas producen una costra que por lo general es de color oscuro, resultante de la muerte de tejido vivo”.[1] Estos cortes superficiales en la piel, son hechos con fines rituales, y ha sido utilizados durante muchos siglos en partes de África para indicar la herencia tribal de una persona. Además, en algunos pueblos africanos, las mujeres consideran la escarificación como una forma de belleza y en los hombres se ve como un símbolo de fortaleza. Sin embargo, este procedimiento no solo lo encontramos en África, “también lo practican algunas culturas americanas, como los mayas, los huastecas o los chichimecas”.[2]

Actualmente, esta tradición se ha vuelto menos frecuente, algunos la definen como un procedimiento cruel que atentan contra los derechos especialmente de los niños. No obstante, todavía hay gente que práctica este rito físico y espiritual, y quiere llevar las marcas de sus ancestros, y resaltar sus creencias religiosas.

El apóstol Pablo podía ver en su cuerpo cicatrices que le recordaban a quien seguía y servía, él mismo contó que su ministerio estuvo mezclado con momento que lo marcaron guerrero_luz2física y emocionalmente: “Cinco veces recibí de los judíos los treinta y nueve azotes. Tres veces me golpearon con varas, una vez me apedrearon, tres veces naufragué, y pasé un día y una noche como náufrago en alta mar. Mi vida ha sido un continuo ir y venir de un sitio a otro; en peligros de ríos, peligros de bandidos, peligros de parte de mis compatriotas, peligros a manos de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el campo, peligros en el mar y peligros de parte de falsos hermanos”.[3] Pablo era un seguidor de Cristo y sus cicatrices probaban la lealtad incondicional con aquel que lo llamó a su servicio.

En nuestro texto de estudio, la palabra griega “stigma”, puede ser traducido como “marca, cicatriz”, o “sello que indica propiedad”.[4]

Por lo tanto, nosotros también somos llamados a llevar cicatrices, marcas que resalten nuestros principios de vida. Nuestra forma de vivir y actuar deberían llevar a una persona a decir: “Acá viene un cristiano”. No deberíamos pasar desapercibidos en medio de las multitudes, ni ser confundidos con los que practican las obras comunes del mundo, más bien, nuestras marcas tienen que  mostrar a quién servimos.

Quizás estas marcas no sean cómo la del apóstol Pablo, pero así como una cicatriz resalta sobre el cuerpo de una persona, nuestras prácticas cristianas y nuestra fe deberían ser tan marcadas, que las personas puedan verlos claramente y saber cómo vivimos y a quién pertenecemos.

Por eso, mi hermano (a) en la fe, que nuestra vida esté marcada por cicatrices que muestren claramente la forma en que vivimos y que presenten a Cristo cómo Salvador y Redentor, porque “en todo y con mucha paciencia nos acreditamos como servidores de Dios: en sufrimientos, privaciones y angustias; en azotes, cárceles y tumultos; en trabajos pesados, desvelos y hambre. Servimos con pureza, conocimiento, constancia y bondad; en el Espíritu Santo y en amor sincero; con palabras de verdad y con el poder de Dios; con armas de justicia, spiritfilledtanto ofensivas como defensivas; por honra y por deshonra, por mala y por buena fama; veraces, pero tenidos por engañadores; conocidos, pero tenidos por desconocidos; como moribundos, pero aún con vida; golpeados, pero no muertos; aparentemente tristes, pero siempre alegres; pobres en apariencia, pero enriqueciendo a muchos; como si no tuviéramos nada, pero poseyéndolo todo”.[5] De esta forma, podremos decir: “Por lo demás, que nadie me cause más problemas, porque yo llevo en el cuerpo las cicatrices de Jesús”. ¡Amén!////.

joe  firma 3

 

 

Desde mi rincón de poder…y un poquito antes del retorno de Cristo…

Ubícame en la página web: www.poder1844.org, en el Facebook: http://www.facebook.com/poder1844, o en Twitter: https://twitter.com/joesaa

 


[1] http://es.wikipedia.org/wiki/Escarificaci%C3%B3n_(incisi%C3%B3n)

[2] Ibid.

[3]2 Corintios 11.24–26, NVI

[4]Alfred E. Tuggy, Lexico griego-español del Nuevo Testamento (El Paso, TX: Editorial Mundo Hispano, 2003), 884.

[5] 2 Corintios 6.4–10, NVI

SANGRE QUE SALVA

“Si esto es así, ¡cuánto más la sangre de Cristo, quien por medio del Espíritu eterno se ofreció sin mancha a Dios, purificará nuestra conciencia de las obras que conducen a la muerte, a fin de que sirvamos al Dios viviente!” (Hebreos 9.14, NVI)

SANGREDe acuerdo a la Organización Mundial de Salud (OMS), “tres países de Latinoamérica tienen un récord que muchos consideran vital para la salud de sus ciudadanos: donar sangre voluntariamente”.[1] “Argentina, Brasil y Colombia encabezan la lista de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) de unidades de sangre recolectada voluntariamente en la región —es decir, sin dinero de por medio—-, que, en Latinoamérica, suman 3,8 millones de unidades”.[2] Asimismo, y es una buena noticia, “esta cantidad puede salvar casi 12 millones de vidas, tres por cada donación, según los expertos”,[3] aunque todavía las entidades recolectoras no han podido alcanzar sus blancos propuestos.

Sin embargo, al hacer de estos datos una ilustración en el plano de la fe, podemos afirmar que hay un donante, cuya sangre donada es suficiente para salvar a todo el mundo, Cristo Jesús. Porque si algunas acciones humanas pueden llevar esperanza, “cuánto más la sangre de Cristo, quien por medio del Espíritu eterno se ofreció sin mancha a Dios, purificará nuestra conciencia de las obras que conducen a la muerte, a fin de que sirvamos al Dios viviente”.

La sangre, definida puntualmente, es un líquido rojo y espeso que, al circular por las venas y arterias, mantiene en funcionamiento el corazón y demás órganos vitales del cuerpo. No obstante, en “las Sagradas Escrituras, se asocia la sangre a la vida y a la purificación de pecados. Sin derramamiento de sangre, afirma el autor sagrado, no hay remisión de Sangre de Jesuspecados.[4] Como el Cordero de Dios, derramó Jesucristo su sangre en la cruz para limpiarnos de todo el pecado.[5] La sangre de Cristo tiene este alcance redentor y purificador en virtud de las siguientes propiedades: es pura, inocente, representa el misterio de la encarnación y es la demostración máxima del amor de Dios a la humanidad”.[6]

Es decir, el pecado corrompió, distorsionó y enfermó la naturaleza limpia, sana y pura con la cual Dios creó al ser humano. En ese estado de contaminación, un final fúnebre es inevitable, “porque la paga del pecado es muerte”.[7] Pero, las Escrituras también afirman que hay esperanza de vida en Jesucristo, porque “tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna”.[8] Y el antídoto para un cuerpo contaminado y enfermo por el pecado, es la sangre vivificadora de Cristo Jesús. Porque la “eliminación de esta contaminación no la puede lograr la muerte de ningún animal. Ningún sacrificio del Antiguo Testamento pudo quitar este nivel del problema. En cambio, volvamos a escuchar las gloriosas palabras de Juan el Bautista: He aquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. O de Juan el Evangelista: La sangre de Jesucristo nos limpia de todo pecado. Sin duda, somos incapaces de captar toda la lógica y justicia de este sacrificio. Algunas de sus dimensiones se nos escapan, perdidas en la lejanía de la eternidad. Pero, a fin de cuentas, es mucho menos importante entender todos los matices acerca de cómo funciona, que someternos a la limpieza que nos proporciona. Finalmente, no es cuestión de entender, sino de creer lo que Dios dice. Y lo que nos dice aquí es que, a los que creen en Él, Jesucristo, por su sacrificio, les limpia las conciencias de obras muertas”.[9]

Mi amigo (a) la verdad es que la ruta trágica y final del ser humano está trazada, porque por sus venas corre sangre vivalavidaju9contaminada y de muerte, pero la seguridad de salir librados de toda condenación mortal descansa en aquel que no se contaminó. Necesitamos con urgencia una transfusión de sangre limpia, y la encontramos en los brazos de Jesús, porque el “que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios, no tiene la vida”.[10]

Finalmente, quizás todas estas ilustraciones o argumentos teológicos sobre la sangre salvadora de Cristo, pueden ser complicados de explicar y de entender, sin embargo, lo sencillo es que creas en Cristo, lo aceptes cómo Salvador y te propongas hacer su voluntad. ¿Qué piensas?////.

joe  firma 3

 

Desde mi rincón de poder…y un poquito antes del retorno de Cristo…

Ubícame en la página web: www.poder1844.org, en el Facebook: http://www.facebook.com/poder1844, o en Twitter: https://twitter.com/joesaa

 


[1] http://internacional.elpais.com/internacional/2014/06/13/actualidad/1402686833_640494.html

[2] Ibid.

[3] Ibid.

[4] “De hecho, la ley exige que casi todo sea purificado con sangre, pues sin derramamiento de sangre no hay perdón.” (Hebreos 9.22, NVI)

[5] “Pero si vivimos en la luz, así como él está en la luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de su Hijo Jesucristo nos limpia de todo pecado.” (1 Juan 1.7, NVI)

[6] Claudionor Corrêa de Andrade, Diccionario Teológico: Con un Suplemento Biográfico de los Grandes Teólogos y Pensadores (Miami, FL: Patmos, 2002), 273.

[7] Romanos 6.23

[8] Juan 3.16 NVI

[9] David F. Burt, Mediador de un mejor pacto, Hebreos 7:1–9:22, vol. 133, Comentario Ampliado del Nuevo Testamento (Terrassa (Barcelona): Editorial CLIE, 1994), 250–251.

[10] 1 Juan 5.12 NVI