TODA

“Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia,” (2 Timoteo 3.16, NVI)

ta biblia 3Nuestra era post moderna presenta obstáculos aparentemente infranqueables a Las Escrituras, creándole un futuro inmediato no tan prometedor, por no decir desalentador. Por ejemplo, un “alto porcentaje de hispanos en Estados Unidos cree que la Biblia es divinamente inspirada, pero son muy pocos los hispanos que consideran que las enseñanzas bíblicas son aplicables en la vida diaria o que leen la Biblia diariamente, revela un estudio difundido recientemente por el Grupo Barna”.[1] Entonces, ¿hasta dónde llega la autoridad de la Biblia, si es que todavía la tiene?, ¿cuál es el lugar de la Biblia hoy y cuál será en los próximos años?, ¿será definitivamente defenestrada del dominio público en aras de la post-modernidad?, ¿será reducida al papel de oscuro manual manipulado por los fundamentalistas y fanáticos de la religión?, ¿se limitará su esfera de influencia académica a los cursos de literatura comparada en la universidad?, ¿será capaz de mantener, en el futuro, su status como revelación de Dios?

Para visualizar el futuro de la Biblia cómo palabra de Dios y útil “para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia”, se tiene que armar una plataforma sólida donde se pueda construir un edificio de fe y confianza en La Palabra de Dios a prueba de derrumbes. Todo comienza en la definición sobre la clase de libro que es, la forma correcta de leerlo y ta biblialos fines que se persigue.

Comencemos: “Toda la Escritura es inspirada por Dios”. Esto nos hace partir de un hecho clave: La Palabra de Dios[2] se presenta como un solo libro. “Sorprende este dato ya que la Biblia—del griego ta biblia, los libros—está compuesta por 66 libros canónicos (aunque algunas ediciones incluyen otros libros, procedentes de la época helenística, llamados Apócrifos o Deutero-canónicos) y es obra de muy diversos autores pertenecientes a distintas épocas de la historia. En efecto, la compilación de la Biblia abarca un período de más de mil años e incluye una gran variedad de géneros literarios en su producción. El Antiguo Testamento, escrito mayormente en hebreo, traza la historia del pueblo judío mediante crónica, ley, precepto, poesía, proverbio y profecía, mientras que el Nuevo Testamento, escrito en griego, añade evangelio, parábola, epístola y apocalipsis, al vasto elenco de estilos, géneros y estructuras que conforman la Biblia”.[3]

Al aceptar la unidad de La Biblia, hay algunas implicaciones que debemos considerar. En primer lugar, la unidad de un libro implica la existencia de un principio y un fin. Leer las Escrituras confirma este hecho: La historia bíblica “parte de los orígenes del universo y la formación del hombre en Génesis, y concluye con la reintegración de la creación dañada por el egoísmo del hombre, en Apocalipsis. Desde esta perspectiva, el espacio y el tiempo, no menos que la materia, están supeditados a un concepto de diseño, y la historia del hombre en el mundo obedece, no al accidente o al azar, sino a un designio, un proyecto de colaboración con Dios en la mayordomía de los recursos naturales de la creación”.[4]

ta biblia 2Una segunda implicación, es “la presencia de un hilo conductor, un principio integrador que permita una lectura coherente de la Biblia, no en detrimento de su variedad literaria, sino gracias, precisamente, a la multiplicidad de las partes que la conforman. Se trata de un principio hermenéutico unificador: lo encontramos en la persona de Jesucristo, prefigurada en el Antiguo Testamento y manifestada en el Nuevo, presente en la creación y protagonista de la redención, Hijo del hombre en el tiempo e Hijo de Dios desde la eternidad”.[5]

Mi amigo (a), la Biblia es un libro muy especial y único en su clase, porque es un libro de varios libros, es decir todos apuntan a una unidad de pensamiento, de planificación y objetivos claros, medibles y alcanzables. Y por sobre todo, aunque suene paradójico, resaltan una mano invisible y poderosa que la ideó, la inspiró, la protege y la resguardará por siempre. Entonces es un libro, pero un libro sagrado, inigualable, salvífico, infalsificable y eterno, porque “la hierba se seca y la flor se marchita, pero la palabra de nuestro Dios permanece para siempre”.[6]/////.

joe  firma 2

 

Desde mi rincón de poder…y un poquito antes del retorno de Cristo…

Ubícame en la página web: www.poder1844.org, en el Facebook: http://www.facebook.com/poder1844, o en Twitter: https://twitter.com/joesaa (@joesaa)

 


[1] http://www.vivacolorado.com/ci_22583180/hispanos-creen-la-biblia-pero-no-la-leen?source=most_viewed

[2] Los términos: “Palabra de Dios, Sagradas Escrituras, Las Escrituras, El libro Sagrado”, serán utilizados cómo sinónimos de “La Biblia”.

[3] S. Stuart Park, La Biblia: Un Libro Para La Post-Modernidad (Barcelona: Publicaciones Andamio, 1988), 2-3. 

[4] Ibid, 3.

[5] Ibid.

[6] Isaías 40.8, NVI

ES LA VERDAD

“Santifícalos en la verdad; tu palabra es la verdad” (Juan 17.17 NVI)

leyendo la bibliaUn amigo sincero, habitante de estas épocas postmodernas, me hizo las siguientes preguntas: “La Biblia ¿todavía es verdad?; por estos días donde la ciencia lo explica todo ¿podemos seguir confiando en la veracidad de Las Escrituras?”. Buenas preguntas que no podemos pasar por alto, ni debemos minimizarlas al pensar que son cuestionamientos de los incrédulos, porque estas dudas ya pasaron las fronteras de nuestras iglesias, se pasean en nuestros cultos y conviven con nuestras actividades cristianas. No está por demás resaltar el hecho que este amigo es un cristiano de nacimiento, un líder espiritual respetado y admirado en su iglesia.

Mientras la conversación se ponía interesante, cuestioné a mi interlocutor sobre su participación activa en las actividades religiosas, en sus convincentes mensajes y en su denuedo por promover el crecimiento de su iglesia, a lo que contestó sin pensarlo mucho: “¿Qué más podría hacer los fines de semana?, ya me acostumbré a esta vida, ya conozco el terreno en el que me muevo, además disfruto lo que hago y lo hago bien”.

Al cuestionamiento de la autoridad de la Biblia, lo acompañan otras que deberíamos considerar: ¿Cuál es el lugar de la Biblia hoy y cuál será en los próximos años? ¿Será definitivamente defenestrada del dominio público en aras de la post-modernidad? ¿Será reducida al papel de oscuro manual manipulado por los fundamentalistas y fanáticos de la religión? ¿Se limitará su esfera de influencia académica a los cursos de literatura comparada en la universidad? ¿Será capaz de mantener, en el futuro, su status como revelación de Dios?

Cuando bueno es leer este versículo, que puede ser el inicio de la búsqueda de respuestas que satisfagan la curiosidad sincera, pero que en un primer momento nos anima a seguir confiando en La Escrituras como verdad de Dios: “y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres”.[1] Entonces la puerta de respuestas está abierta, tenemos que recorrerla y encontrar la libertad al pesado yugo de pensar que vamos por la ruta equivocada, de confiar que la Mano que nos toma conoce el 0505027camino, y que con su guía nuestro pie no va a tropezar.

Los cristianos de estos tiempos postmodernos no tienen solo el consejo de estudiar Las Escrituras, sino la obligación de hacerlo, comparándola con la experiencia humana y los acontecimientos que rodean el transcurrir de la historia, de esta forma la Verdad se abrirá paso como el sol en el amanecer. “Si la mente se dedica a la tarea de estudiar la Biblia, la comprensión se fortalece y se perfeccionan las facultades del raciocinio. Con el estudio de las Escrituras, la mente se expande y se equilibra más que si se dedicara a obtener información de libros que no tienen relación con la Biblia”.[2]

La búsqueda de la Verdad, descansa segura en hechos inobjetables que marcan la ruta segura a la libertad, puesto que la “Biblia representa, sin duda, el summum de la literatura universal. Es el libro por antonomasia: el más traducido, el más vendido, el más leído, el más estudiado, el más admirado y el más criticado. Fuente de fe durante milenios para un número incontable de personas, incluso hasta el día de hoy, la Biblia, que inauguró la era moderna de la página impresa, es el libro que más ha influido en nuestra cultura y que más decisivamente ha marcado nuestra manera de pensar”.[3] Entonces el inicio del camino está trazado, solo falta adentrarnos más, para encontrar respuestas de vida y esperanza.

bible2Mi amigo (a), la “Biblia debiera ser la norma de cada una de nuestras doctrinas. Debiéramos estudiarla con reverencia. No debiéramos recibir opinión alguna sin antes compararla con las Escrituras. En asuntos de fe es la autoridad divina y suprema”,[4] porque “no hay certidumbre de que nuestra doctrina sea correcta y libre de error a menos que diariamente cumplamos la voluntad de Dios. Si hacemos su voluntad, conoceremos la doctrina. Veremos la verdad en toda su belleza. La aceptaremos con reverencia y santo temor y así podremos presentar a otros lo que sabemos que es verdad”.[5] Te invito a continuar en este recorrido, vamos juntos a descubrir porque podríamos decir seguros: ¡tu Palabra es la verdad! /////.

  1.  
  2. joe  firma 3

Desde mi rincón de poder…y un poquito antes del retorno de Cristo…

Ubícame en la página web: www.poder1844.org, en el Facebook: http://www.facebook.com/poder1844, o en Twitter: https://twitter.com/joesaa (@joesaa)


[1] Juan 8:32 NVI

[2] Consejos para los maestros, 437.

[3] S. Stuart Park, La Biblia: Un Libro Para La Post-Modernidad (Barcelona: Publicaciones Andamio, 1988), 2.

[4] El Cristo triunfante, 333.

[5] Ibid.

DÍAS DIFÍCILES

“Ahora bien, ten en cuenta que en los últimos días vendrán tiempos difíciles” (2 Timoteo 3.1, NVI).

dias 2Levanta la mirada, observa en todas las direcciones y te percatarás que la humanidad vive momentos muy difíciles, sin soluciones en el horizonte, aunque algún solitario optimista diga lo contrario. Hambre, guerras absurdas, enfermedades incontrolables, exterminio de especies y bosques, contaminación ambiental, explosión demográfica incontrolable, sufrimiento en su máxima expresión, dolor sin alternativas, maldad e inmoralidad que dejan sin palabras, son algunos ejemplos de la alacena donde se guardan los ingrediente para el menú diario de comentarios y portadas en las noticias mundiales tanto escrita, radial, televisada o digital, confirmando lo que Jesús ya había predicho unos dos mil años atrás: “Ustedes oirán de guerras y de rumores de guerras, pero procuren no alarmarse. Es necesario que eso suceda, pero no será todavía el fin. Se levantará nación contra nación, y reino contra reino. Habrá hambres y terremotos por todas partes. Todo esto será apenas el comienzo de los dolores… Habrá tanta maldad que el amor de muchos se enfriará”.[1]

Es tan real todo el caos y el futuro incierto en el cual se ha sumido el mundo que las noticias y los comentarios sobre las desgracias diarias son tan comunes, pero nadie habla de fe y de esperanza, porque simplemente no la tienen y esperan resignados el desenlace fatal. Todos saben que el final del mundo se acerca, pero nadie puede hacer nada porque no tiene ninguna salida.

Es tan real la desesperanza en referencia al futuro del mundo, que hasta los videos juegos con mayor éxito en el mundo thelastofus2tienen que ver son esa realidad, la de un mundo totalmente desquiciado, a merced de las enfermedades y las acciones enfermas de sus habitantes. Por ejemplo The Last of Us y The Walking Dead son dos de los videojuegos donde ambos tienen en común a un mundo desolador.

“En la trama del primero, una mutación del hongo Cordyceps que ataca principalmente a insectos (y reemplaza su tejido con un hongo) infecta a humanos borrando así a una gran parte de la población. Los sobrevivientes viven con la infección, atacando a otros humanos, o son parte de un puñado de áreas de cuarentena controladas por el ejército. Joel y Ellie, los protagonistas del juego, tienen que salir de esta zona y así nos llevan por un camino de desesperanza en donde lo mejor que puede pasarles es no encontrarse con otros humanos”.[2] El segundo, “The Walking Dead, sigue la historia del famoso cómic y posterior serie de televisión en la que un virus infecta a la humanidad y convierte a los muertos en zombis, borrando en el camino a la mayoría de la población del planeta”.[3]

Aunque ambas historias salen de mentes ingeniosas, llenas de filosofías anti bíblicas, no dejan de exhibir un mundo en el que la humanidad es presa de sus propias acciones, por experimentar en laboratorios, por desconfianza o por avaricia. Asimismo, el comentario de los expertos en videojuegos es generalizado, porque no ven solo unos juegos en alta definición y con buenos argumentos, sino una trama que podría ser una realidad en un futuro no muy lejano. Avizoran un mundo sin tecnología, sin reglas sociales, sin gobierno, sin agua, sin luz y con escasas provisiones será inevitablemente una humanidad manosque regrese a sus raíces, a los instintos básicos, a la lucha por sobrevivir. Y aunque predicen que la humanidad sucumbe en su apogeo y que un final catastrófico está cercano, como en los videojuegos, ellos piensan que la única alternativa de salvación recae en los seres humanos.

Sin embargo, muy a pesar que las predicciones sobre un final dramático son innegables, y que ya iniciamos el recorrido del camino difícil, la salvación no está en las manos del hombre, sino en las manos de Jesucristo. Tanto caos, dolor extremo y sufrimiento incontrolado que golpean a la humanidad, solo pueden ser interrumpidos, por algo más poderoso, el regreso de Jesús a esta tierra: “La señal del Hijo del hombre aparecerá en el cielo, y se angustiarán todas las razas de la tierra. Verán al Hijo del hombre venir sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria. Y al sonido de la gran trompeta mandará a sus ángeles, y reunirán de los cuatro vientos a los elegidos, de un extremo al otro del cielo”.[4] ¡Sí, Cristo viene!, para acabar con los días difíciles, pero tengamos en cuenta que “el Señor no tarda en cumplir su promesa, según entienden algunos la tardanza. Más bien, él tiene paciencia con ustedes, porque no quiere que nadie perezca sino que todos se arrepientan”, además “el día del Señor vendrá como un ladrón. En aquel día los cielos desaparecerán con un estruendo espantoso, los elementos serán destruidos por el fuego, y la tierra, con todo lo que hay en ella, será quemada”.[5]

Mi amigo (a), en estos tiempos difíciles, “no debemos, pues, dormirnos como los demás, sino mantenernos alerta y en 0508062X2nuestro sano juicio. Los que duermen, de noche duermen, y los que se emborrachan, de noche se emborrachan. Nosotros que somos del día, por el contrario, estemos siempre en nuestro sano juicio, protegidos por la coraza de la fe y del amor, y por el casco de la esperanza de salvación; pues Dios no nos destinó a sufrir el castigo sino a recibir la salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo”.[6] ¡Que así sea! /////.

joe  firma 3

Desde mi rincón de poder…y un poquito antes del retorno de Cristo…

Ubícame en la página web: www.poder1844.org, en el Facebook: http://www.facebook.com/poder1844, o en Twitter: https://twitter.com/joesaa (@joesaa)


[1] Mateo 24:6-8,12 NVI

[2] http://www.bbc.co.uk/mundo/blogs/2014/07/140716_blog_un_mundo_feliz_apocalipsis.shtml

[3] Ibid.

[4] Mateo 24.30,31 NVI

[5] 2 Pedro 3.9,10 NVI

[6] 1 Tesalonicenses 5.6-9 NVI

ESCUCHEMOS SU VOZ

“¡Escucha, escucha el estruendo de su voz, el ruido estrepitoso que sale de su boca!” (Job 37.2, NVI)

tortugasEn estudios recientes, científicos del Instituto Nacional de Investigaciones Amazónicas de Brasil y de la estadounidense Sociedad de Conservación de Vida Silvestre (WCS, por sus siglas en inglés), “han revelado que, en la temporada de anidación, las tortugas de río en Brasil aparentemente intercambian información de forma vocal y se comunican entre ellas usando al menos seis sonidos diferentes, entre los que se incluyen las “charlas” entre las hembras y sus crías”.[1] Para llevar a cabo esta investigación, publicada en la Revista especializada Herpetologica, los científicos les pusieron micrófonos bajo el agua del río Trombetas, afluente del Amazonas y grabaron sus “conversaciones”, las cuales constituyen el primer registro de cuidado maternal entre las tortugas. Las grabaciones constan de más de 250 sonidos individuales o vocalizaciones, que los científicos dividieron en seis tipos diferentes, cada uno relacionado con un comportamiento específico.[2]

“El significado exacto no está claro, pero creemos que están intercambiando información”, explicó Camila Ferrara, del  programa brasileño de WCS. Pero lo seguro es que los adultos se comunicaban entre ellos cuando estaban migrando por el río, y otro cuando se reunían frente a las playas para anidar. Además, las hembras se comunicaban con sus crías cuando estaban en las playas esperando su llegada. Ferrara cree que las hembras hacen estas vocalizaciones tortuga 3específicas para guiar a los recién nacidos hacia el agua y a través del río. Sin esos sonidos puede que las indefensas tortuguitas no sepan hacia dónde ir.

Así como las pequeñas tortugas necesitan escuchar la voz de su madre que las guía a través de las arenas calientes y el acecho de los animales carroñeros para llegar sanas y salvas a sus seguros nidos en las profundidad del río, nosotros necesitamos escuchar la voz de Dios, poderosa y soberana que nos muestra el sendero seguro para esquivar las trampas y las caídas mortales que nos esperan mientras buscamos nuestro verdadero hogar.

Su voz es potente y clara, a través de su Palabra, no hay forma de no escucharlo y seguir sus indicaciones. Sus orientaciones, sus mensajes están tan claramente colocados que nadie puede, si no es a propósito, no saber para donde ir o que atajo tomar. Asimismo su voz es poderosa, porque ninguna barrera lo detiene para llegar a ti y decirte suavemente al oído las indicaciones precisas para que salves tu vida. Quizás sea a través de un ministro, de un amigo leal, de tus padres, de tus profesores o de una meditación simple, pero su voz te llega y te indica que hacer para que tu pie no tropiece con nada.

escuchar 10Ten la certeza que “Cristo siempre envía mensajes a aquellos que escuchan su voz. La noche de la agonía de nuestro Salvador, en el huerto de Getsemaní, los discípulos, dormidos, no escucharon la voz de Jesús; tenían un tenue atisbo de la presencia de los ángeles, pero la somnolencia y el sopor les impidieron recibir la prueba que habría fortalecido sus almas, preparándolas para las terribles escenas que se les avecinaban. Así pues, los mismos hombres que más necesitan la instrucción divina, a menudo, no la reciben porque no establecen comunicación con el cielo. Satanás siempre busca controlar la mente y nadie está a salvo a menos que tenga una conexión constante con Dios. En algunos momentos debemos recibir provisiones del cielo y si queremos que el poder de Dios nos guarde debemos obedecer sus exigencias”.[3]

Mi compañero (a) de fe, estemos listos para escuchar la voz de Dios, porque es verdad que “Dios hace tronar su voz y se producen maravillas: ¡Dios hace grandes cosas que rebasan nuestra comprensión!”.[4] ¡Así sea!/////.

joe  firma 3

Desde mi rincón de poder…y un poquito antes del retorno de Cristo…

Ubícame en la página web: www.poder1844.org, en el Facebook: http://www.facebook.com/poder1844, o en Twitter: https://twitter.com/joesaa (@joesaa)


[1] http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2014/08/140818_ciencia_voz_tortugas_amazonicas_conversacion_np.shtml

[2] Ibid.

[3] Testimonio para la Iglesia, T4, 524.

[4] Job 37.5 NVI

VIVIR CON ALEGRÍA

“Gran remedio es el corazón alegre, pero el ánimo decaído seca los huesos.” (Proverbios 17.22, NVI)

A propósito de la muerte del actor y cómico estadounidense, Robin Williams, que fue encontrado muerto en su residencia en California, con un cinturón en el cuello con el que se problemashabría ahorcado al no vencer una severa depresión que lo atormentaba por mucho tiempo, las cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la depresión se tornan alarmantes, pues señalan “que más de 350 millones de personas sufren de depresión en el mundo y que cada año se registra un millón de suicidios”,[1] por consecuencia de ese estado. En el Perú, por cada “20 personas, una se deprime. De cada 20 con un episodio depresivo, una intenta suicidarse. De cada 20 que intentan suicidarse, una lo logra”.[2] Pero lo más pavoroso es que en 20 años “la depresión se convertirá en la enfermedad que más padecerán los seres humanos, superando al cáncer y los trastornos cardiovasculares”[3] según la misma OMS. Además, el doctor Shekhar Saxena, del Departamento de Salud Mental de la OMS, menciona que la depresión actualmente es mucho más común que otras enfermedades más temidas, como el VIH-Sida o cáncer, y sin embargo, agrega el experto, la depresión es uno de esos temas de los que la gente no suele hablar mucho, sobre todo cuando la persona es la afectada.[4] Todo estos datos nos llevan a entender que tú o yo no estamos inmunes a esta realidad y que podemos estar dando los primeros pasos para transitar por valles de tristeza y desesperación.

“La depresión (del latín depressio, que significa ‘opresión’, ‘encogimiento’ o ‘abatimiento’) es el diagnóstico psiquiátrico que describe un trastorno del estado de ánimo, transitorio o permanente, caracterizado por sentimientos de abatimiento, infelicidad y culpabilidad, además de provocar una incapacidad total o parcial para disfrutar de las cosas y de los acontecimientos de la vida cotidiana”,[5] si bien es cierto, todos podemos estar tristes, melancólicos, infelices, abatidos o derrumbados, por períodos cortos, y hasta podríamos llamarlo una depresión leve, la depresión clínica es un trastorno del estado anímico en el cual los sentimientos de tristeza, pérdida, ira o frustración interfieren con la vida diaria atrapadosdurante un período de tiempo prolongado y el individuo es incapaz de salir de ese agujero negro.

Hay muchos factores que desencadenan una crisis depresiva como, el alcoholismo o drogadicción, las afecciones y tratamientos médicos (como ciertos tipos de cáncer, dolor prolongado, problemas para dormir, medicamentos esteroides, baja actividad de la tiroides, etc.), situaciones o hechos estresantes en la vida (como: maltrato o rechazo, ruptura de relaciones con el novio o la novia, ciertos tipos de cáncer, muerte de un amigo o familiar, divorcio, incluso el divorcio de los padres, desaprobar una asignatura, enfermedad en la familia, pérdida del trabajo, aislamiento social, etc.) y últimamente, según estudios de una universidad inglesa, la gente que pasas mucho tiempo usando internet (revisando las redes sociales, chateando y navegando) tiene más probabilidades de desarrollar síntomas depresivos.[6]

Sin embargo, los que conocen a Cristo, saben que una vida alegre y optimista es el mejor remedio para una vida abatida y triste. No obstante, el decidir estar feliz, es un nivel al cual los seres humanos hundidos en la depresión leve o moderada no pueden alcanzar por sus propios méritos. Por eso, como en el caso de Robin, recurren al alcohol y las drogas como una fuente de socorro, y aunque les calma por breves minutos, no los saca de ese estado más bien terminan acentuando la sensación de culpa o de no tener futuro. Otros, se esconden en una vida agitada, llena de trabajo y compromisos, o simplemente esperan en dolor el desenlace final. Por eso, el único medio seguro para vivir en alegría es hacer que Jesús sea parte de la vida diaria, porque su compañía es la mejor seguridad antes que cualquier paliativo humano, con razón decía el rey David: “Tú has hecho que mi corazón rebose de alegría, alegría mayor que la que tienen los que disfrutan de trigo y vino en abundancia”.[7] Además, obedecer su Palabra es el complemento para saborear la dulzura de vivir una vida de paz y regocijo, porque “Los preceptos del Señor son rectos: traen alegría al corazón. El mandamiento del Señor es claro: da luz a los ojos”.[8]belleza

Mi amigo (a), el ánimo decaído seca los huesos, pero la cura para ese mal es el corazón alegre. Todos caminamos por un sendero lleno de problemas, angustias y peligros, pero el mejor remedio para evitar que las circunstancias tomen nuestra vida es sonreír y adorar al que nos promete paz. Hoy podemos repetir como el salmista: “Me alegro y me regocijo en tu amor, porque tú has visto mi aflicción y conoces las angustias de mi alma”.[9] ¡Amén!/////.

joe  firma 3

 

Desde mi rincón de poder…y un poquito antes del retorno de Cristo…

Ubícame en la página web: www.poder1844.org, en el Facebook: http://www.facebook.com/poder1844, o en Twitter: https://twitter.com/joesaa

 


[1] http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2014/08/140812_relacion_depresion_suicidios_hr.shtml

[2] http://elcomercio.pe/opinion/columnistas/depresion-y-robin-williams-pedro-ortiz-bisso-noticia-1749767

[3] http://www.bbc.co.uk/mundo/ciencia_tecnologia/2009/09/090902_depresion_oms_men.shtml

[4] Ibid.

[5] http://es.wikipedia.org/wiki/Depresi%C3%B3n

[6] http://www.bbc.co.uk/mundo/ciencia_tecnologia/2010/02/100203_internet_adiccion_men.shtml

[7] Salmo 4.7 NVI

[8] Salmo 19.8 NVI

[9] Salmo 31.7 NVI

EPIDEMIAS

“Habrá grandes terremotos, hambre y epidemias por todas partes, cosas espantosas y grandes señales del cielo.” (Lucas 21.11, NVI)

ebolaEsta pregunta apertura un inquietante diálogo entre Jesús y sus discípulos: “—¿Cuándo sucederá eso, y cuál será la señal de tu venida y del fin del mundo?”.[1] Hoy nosotros, somos testigos privilegiados del cumplimiento de la respuesta de Jesús a esa pregunta. Dos mil años atrás, los discípulos solo escucharon una serie de acontecimientos que sucederían como anticipo al retorno inminente del Salvador, dos mil años después los acontecimientos se vuelven realidad.

Hoy el Ébola confirma que no hay inteligencia humana que pueda frenar el avance de enfermedades que someterán a la humanidad, de tal forma que el dolor y la angustia lleven a las personas a recordar que existe un Médico de médicos que tiene la vacuna para todas las enfermedades. Esta epidemia, por estos tiempos incurable, se propaga por un “virus de la familia Filoviridae, de morfología variable y que puede alcanzar grandes longitudes. Toma su nombre del río Ébola, en la República Democrática del Congo, donde fue identificado el primer brote. El virus se transmite de los animales salvajes a las personas, y también entre estas como resultado del contacto directo con la sangre, secreciones, órganos y cualquier otro fluido corporal, como el sudor y la saliva. Acciones tan cotidianas como dar la mano o compartir un vaso o los cubiertos son potencialmente contagiosas. Los murciélagos de la fruta de la familia Pteropodidae están considerados como el huésped natural del Ébola”.[2]

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha elevado este miércoles pasado “a 932 el número de personas fallecidas por el brote de Ébola en el África occidental, con 45 muertes confirmadas sólo entre los días 2 y 4 de agosto. En este periodo, se han ebola4registrado 108 nuevos casos. Por países, Guinea sigue siendo la zona más afectada, con 363 muertes. ebola4Liberia y Sierra Leona han registrado 282 y 286 muertes, respectivamente, mientras que en Nigeria la OMS ha confirmado un único fallecido. Pero el miedo a la epidemia del Ébola se ha extendido fuera de las fronteras de los países a los que más fuertemente ha azotado. “La inminente repatriación desde Liberia del sacerdote español Miguel Pajares, cuyo contagio se confirmó este martes, además de los dos estadounidenses, Kent Brantly y Nancy Writebol, que están siendo tratados en Estados Unidos, ha puesto a la comunidad internacional a trabajar para evitar la propagación de la enfermedad fuera de África occidental”. [3] Quizás la ciencia humana pueda frenar esta enfermedad, pero no va a frenar todas las epidemias que sacudirán la fragilidad humana y confirmarán que Cristo está a las puertas de este mundo.

No obstante, las enfermedades son una de las varias señales de las cuales tú y yo somos testigos, entonces esta exhortación es para nosotros: “Cuando comiencen a suceder estas cosas, cobren ánimo y levanten la cabeza, porque se acerca su redención”.[4] Todos estos acontecimientos serán tomados como pruebas para que ningún ser humano justifique su dejadez y rechazo a la invitación de Dios de prepararse y advertir a otros que el fin está cerca.

Mi compañero (a) de fe, todas las señales están anunciando la destrucción de las obras humanas que han pervertido el plan original de la creación de Dios y tendrán su punto límite en la aparición poderosa de Jesucristo. Por eso, el llamado del apóstol CRISTO VIENEPedro es para ti y para mí: “Ya que todo será destruido de esa manera, ¿no deberían vivir ustedes como Dios manda, siguiendo una conducta intachable y esperando ansiosamente la venida del día de Dios? Ese día los cielos serán destruidos por el fuego, y los elementos se derretirán con el calor de las llamas. Por eso, queridos hermanos, mientras esperan estos acontecimientos, esfuércense para que Dios los halle sin mancha y sin defecto, y en paz con él”.[5] ¿Qué vas a hacer?////.

joe  firma 3

 

Desde mi rincón de poder…y un poquito antes del retorno de Cristo…

Ubícame en la página web: www.poder1844.org, en el Facebook: http://www.facebook.com/poder1844, o en Twitter: https://twitter.com/joesaa

 


[1] Mateo 24.3 NVI

[2] http://sociedad.elpais.com/sociedad/2014/08/06/actualidad/1407315678_420031.html

[3] Ibid.

[4] Lucas 21.28 NVI

[5] 2 Pedro 3.11,12 NVI

 

RELACIONADO:

CICLO DEL ÉBOLA

1407595020_722065_1407595049_noticia_normal

NO MÁS LÁGRIMAS

“Él les enjugará toda lágrima de los ojos. Ya no habrá muerte, ni llanto, ni lamento ni dolor, porque las primeras cosas han dejado de existir” (Apocalipsis 21.4, NVI).

llanto 2Tras cuatro semanas de fuego cruzado, de bombas, y de destrucción, esto son los resultados que ha dejado el conflicto entre Israel y Palestina:

- 1.717 palestinos muertos, de los cuales 1,176 son civiles, 198 son milicianos y de 343 se desconoce su afiliación.

- 67 muertos del lado israelí. De estas bajas, 64 son soldados y tres son civiles.

- De los 1,8 millones de personas viven en los 360 kilómetros cuadrados de territorio, 485.000 personas desplazadas en casas de acogida del Gobierno o de la ONU.

- 1,5 millones de ciudadanos tienen dificultad de acceso a agua potable.

- Dos horas al día es el promedio que tienen los ciudadanos de Gaza de electricidad (antes de la ofensiva era de seis horas).

- 141 escuelas has sido destruidas.

- 10.690 casas han sido derribadas.

- Cinco hospitales han cerrado.[1]llanto 3

Toda este caos y destrucción no ha hecho más que recrudecer las condiciones en los cuales ya vivían los Palestinos, sin embargo, las mayores destrucciones están en las vidas mismas de las personas que tienen que lidiar con las balas y las explosiones, y que saben perfectamente que las siguientes victimas pueden ser ellos. Cada día el miedo, el horror y las lágrimas de hombres, mujeres, ancianos y niños, se mezclan con el ruido de las bombas y el polvo que dejan los escombros. Los lamentos ya no son por librarse de la muerte, sino por la mala fortuna de permanecer con vida.

Los pocos lugares de atención a los heridos, que ya sobrepasan los 9000, no se comparan a las lágrimas y los gritos de dolor de los afectados, y lo penoso es lo que dijo el doctor Ghassan Abu Sitta, cirujano plástico de la Universidad Americana en Beirut quien llegó a Gaza con la organización Ayuda Médica para los Palestinos (MAP, por sus siglas en inglés): “La mayoría de las heridas son muy serias. Mi impresión es que cerca del llanto70% de los heridos permanecerán discapacitados, su vida jamás será la misma”, a eso añadió: “Yo operé a un niño de 8 años que había perdido a toda su familia y la mitad de su cara, incluyendo un ojo. Y el otro ojo fue perforado por la explosión de una munición… Tuve que reconstruir de alguna manera su rostro y cubrir sus heridas. No tiene futuro, y todo el tiempo pregunta por qué se apagó la luz”.[2]

Quizás muchos de nosotros, los que somos testigos lejanos de este conflicto, no podemos entender porque es tan difícil parar una guerra, a pesar de que miles de inocentes sufren las consecuencias irreversibles de querer solucionar un conflicto con bombas y balas. Pero, con seguridad, nunca entenderemos el gran dolor y angustia que siente una persona que sabe que una bomba o una bala puede acabar con la vida de un ser muy querido o con su propia vida en los siguientes segundos.

Los que podemos hacer, especialmente los seguidores de Jesús, es orar constantemente para que Dios intervenga en la solución de ese conflicto, y por sobre todo, apresurar y suplicar el cumplimiento de la mayor promesa que traerá la solución definitiva al odio y el deseo de destruir a un hermano: el retorno de Jesús a esta tierra, porque cuando esto Hombre ante Diossuceda, “Él les enjugará toda lágrima de los ojos. Ya no habrá muerte, ni llanto, ni lamento ni dolor, porque las primeras cosas han dejado de existir”, y por fin, las bombas, las balas, los insultos y toda situación que cause dolor y muerte nunca más será parte de la convivencia de los hijos de Dios.

Mi apreciado compañero (a) de fe, “¿qué hacen aquí mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido llevado de entre ustedes al cielo, vendrá otra vez de la misma manera que lo han visto irse”,[3] entonces ese día, escucharemos el último quejido de dolor, veremos la última lágrima y presenciaremos el último sepelio, porque las primeras cosas horribles encontraron su final definitivo. La pregunta es clara: ¿qué hacemos mirando al cielo?, no hay tiempo que perder, ¡a la acción… apresuremos su retorno!////
joe  firma 3

 

Desde mi rincón de poder…y un poquito antes del retorno de Cristo…

Ubícame en la página web: www.poder1844.org, en el Facebook: http://www.facebook.com/poder1844, o en Twitter: https://twitter.com/joesaa

 


[1] http://internacional.elpais.com/internacional/2014/08/05/actualidad/1407216126_152618.html

[2] http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2014/08/140804_gaza_medicos_testimonio_am.shtml

[3] Apocalipsis 1.11 NVI