QUE TODO QUEDE ATRÁS

Cuando miramos atrás, una reflexión natural nos embarga: “lo pude haber hecho mejor” y nuestra mente ingeniosa nos lleva a recorrer por mil salidas que pudimos haber tomado y lo nostálgico y a veces hasta cruel, es saber que no podemos hacer nada y que todo quedará igual… sin embargo, esa reflexión, no puede ser desperdiciada, porque muy a pesar que no podemos hacer nada con el pasado, porque lo hecho, hecho está, nos quedan dos escenarios donde podemos actuar: el presente y el futuro. El futuro, no obstante, es incierto y depende imperativamente del presente, y éste es el escenario perfecto para enmendar los errores, para intentarlo de nuevo, para soñar despierto para emprender nuevos retos y por sobre todo, para impedir que ese futuro se trasforme en un pasado donde tengamos nuevamente que decirnos: “lo pude haber hecho mejor”. Hoy es el momento de volver a soñar, de volver a enamorarse, de volver a creer, de intentarlo con más fuerza, de regalar esa rosa, de robar ese beso, de pedir perdón, de acariciar ese rostro, de decirlo (aunque sea bajito) “te amo”, de consolar a ese amigo, de curar heridas, de perdonar en serio, de olvidar las ofensas, de correr como niños, de dormir un poco más, de darle tiempo a la esposa, de jugar con los hijos, de sorprender con una visita, de socorrer al que necesita,  de amar sin guardarse nada, de perdonar sin reproches… ¡hay tanto por hacer!, eso es lo lindo del presente, que tantas cosas podemos hacer, y como su nombre lo dice “presente”, regalo, porque el tiempo es un regalo que solo los sabios lo pueden apreciar y aprovechar…

Y este regalo también es para mí y lo quiero aprovechar:

Evelyn (debe amarme realmente esta mujer, porque renuncia a todo y siempre me sigue): ¡Gracias por aguantarme tanto!, y porque tratas de buscar mi realización a costas de tus sueños y anhelos… ¡jamás podré pagarte el tiempo que me has dado!, ¡no te voy a fallar!… Te quiero tanto, que a veces ni se cómo hacértelo saber… ¡este 2011 es nuestro año!, ¡te lo aseguro!

Jeremot: (mi hijo mayor), no dejo de pensar en ti, en que has sido nuestro campo de práctica en esa labor que se llama: Padres… nunca olvides que es tanto lo que puedes hacer y lograr, que el mundo es tuyo si lo quieres… gracias por perdonarme tanto, y enseñarme tanto… ¡Feliz cumpleaños!… te amamos mucho…

Fares (mi segundo hijo mayor), tu ingenio me sorprende y tu sonrisa de niñito creo que nunca va a cambiar, ¡que nunca cambie!, gracias por apoyar en casa y no olvides que eres el “que abre brechas!.. Te quiero y feliz año 2011

Roquita (mi muñeca), tu sonrisa me desarma, me hace salir de mis preocupaciones y me llena de esperanza… sin ti la casa no sería la misma… Te quiero mucho…

Jesús (mi Señor y Dios), gracias porque fueron muchas las veces que  te he fallado pero fueron mas las veces que me has perdonado… ¡si me permites otra vez probar mi amor por ti… seré lo que quieres que sea!

Mi amigo: Yo aproveché el presente a través de este blog, porque al pasado no lo puedo alcanzar, pero hoy si puedo tocar el futuro…

¡Toma tu celular, abre el msm, el face o el twitter, lo que sea, pero aprovecha el presente y que el 2011 no te alcance con tus rencores, tus heridas o tus lágrimas… Cambia el futuro, y que cuando llegue y envejezca lo puedas mirar de frente y decir: “hice lo que tenía que hacer”…

Y después de eso, o quizás antes, busca un lugar donde puedas estar solo, cierra la puerta y retoma tu comunión con Dios, que él que te mira en privado hará maravillas en público, como lo dijo Elena de White: “Antes que concluya el año, ¿no quisiera cada uno despojarse del viejo hombre con sus hechos, y revestirse del nuevo hombre, Cristo Jesús?”(Alza tus ojos, 365), no des ningún paso sin dar este.

Que lo viejo quede atrás, que lo nuevo sea bien aprovechado, y aunque pudo haber salido todo mal, ¡llévate las manos al rostro! ¿te das cuenta?: ¡estamos vivos y eso significa: oportunidades! “Un nuevo año se abre ante nosotros.  Sea éste un año feliz. . . Refúgiese en los brazos de Jesús y no se esfuerce por desprenderse de ellos.  Crea en Dios, alábelo y siga adelante. Ya así hemos llegado a casa” (Cada día con Dios, 9)

¡Feliz año nuevo 2011!, ¡feliz por las nuevas oportunidades!

Pr. Joe Saavedra (Lejos de mi casa, pero cerca de la casa de mi Dios)