REAVIVADOS POR LA PALABRA: “ES MUY CORTANTE”

“Ciertamente, la palabra de Dios es viva y poderosa, y más cortante que cualquier espada de dos filos. Penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta la médula de los huesos, y juzga los pensamientos y las intenciones del corazón” (Hebreos 4:12 NVI)

En las anteriores meditaciones, resaltamos dos características de la Palabra de Dios, está viva y es poderosa. La Biblia no es un “fajo” de hojas escritas con letritas negras, ni un compendio de prohibiciones, las personas que la perciban así están totalmente desorientadas y se pierden de las bendiciones que conlleva leerla y estudiarla, porque la Palabra de Dios está viva, hay un poder transformador que se mueve entre sus páginas, y es la energía que necesita el ser humano para fortalecerse y poder enfrentar todas las pruebas que presenta este mundo de pecado. Sin embargo hay una tercera característica que no podemos dejar de mencionar.

“Es cortante…”, aunque la mejor traducción sería “es muy filudo”, porque viene de la palabra griega “tomoteros”, cuyo significado es de un objeto que tiene tanto filo que puede cortar de un solo golpe, como pasar un cuchillo filudo sobre una gelatina. Todo esto, trae la firme idea que la Palabra de Dios perfecciona, pule y corta. Nadie que se encuentre con la Palabra de Dios puede quedar igual, las imperfecciones, los vicios, las tendencias pecaminosas y los pecados acariciados pueden ser cortados de un solo tajo.

Seguramente, hemos escuchado las siguientes afirmaciones: “yo soy así… me tienen que entender” o “no voy a cambiar, así como soy me tienen que aguantar”, no obstante la persona que hace esas afirmaciones no ha entendido o todavía no se ha encontrado con la filuda espada de dos filos, porque nadie queda igual al encontrarse con el poder perfeccionador de la Biblia.

¿Qué vicio no puedes abandonar?, ¿qué tendencia no puedes vencer?, ¿qué pecado no consigues dejar?, ¿qué aspecto de tu carácter no puedes cambiar?, ¡Quizás sea momento de encontrarte con las Sagradas Escrituras! El poder de Dios, a través de las enseñanzas de la Biblia, puede cortar cualquier cadena que te ate al mal. Elena de White decía: “La Biblia entera es una revelación de la gloria de Dios en Cristo. Aceptada, creída y obedecida, constituye el gran instrumento para la transformación del carácter. Es el gran estímulo, la fuerza que constriñe, que vivifica las facultades físicas, mentales y espirituales y encauza debidamente la vida”.[1]

Mi amigo (a), no podemos seguir con “tumores” de pecados pegados al cuerpo, es necesario algunos cortes, algunos van a doler, otros van a sangrar, pero el final es vida plena y buena salud. La Biblia es el instrumento de corte que necesitamos, nada es tan fuerte que no pueda cortar, ni nada es tan profundo que no pueda “operar”. Toma una Biblia, léela, encuentra el poder liberador de Dios, hoy puedes comenzar con Génesis 9. Si ya estás leyendo la Biblia, verifica que todos tus sentidos están en sintonía con el cielo y que pretendes encontrar sanidad en la presencia de Dios. ¿Dónde se hará el corte de sanidad?, Dios lo sabe, tú lo sabes, en oración marca con el Cirujano Celestial el día y la hora de la cirugía sanadora… ¡Bendiciones!

Pr. Joe Saavedra

Desde la línea de batalla  y un poquito antes del retorno de Cristo…

Ubícame en mi página web: www.poder1844.org


[1] Mente, carácter y personalidad, Tomo 1, capítulo 11.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s