PURIFÍQUENSE

“Entonces Jacob dijo a su familia y a quienes lo acompañaban: «Desháganse de todos los dioses extraños que tengan con ustedes, purifíquense y cámbiense de ropa” (Génesis 35:2 NVI)

En algún momento de nuestra vida nos hemos sentido alejados de Dios. Esa sensación es producto de la rutina cristiana, de la poca voluntad de acercarnos más a Dios, o de la vida pecaminosa que nos envuelve. En cualquiera de los casos, existe un vacío existencial y desesperación. Jacob había pasado por todo eso, sus logros a base de engaños lo alejaron de Dios, incluso en su loca huida llegó a decir que el Señor estaba a su lado y él ni cuenta se había dado. Jacob quería estar en paz con Dios y hacer su voluntad. Él obedeció las instrucciones de Dios, y se reintegró al pueblo de Dios.

Lo primero que hizo Jacob es volver por el camino que había huido, esto significaba dar un giro de 180 grados y dejar el camino que lo alejaba de Dios, la orden era: “Ponte en marcha, y vete a vivir a Betel. Erige allí un altar al Dios que se te apareció cuando escapabas de tu hermano Esaú”.[1] Esta orden requería “volver”, ir en dirección contraria. Reintegrarse al pueblo de Dios o volver a estar a cuentas con Él, significa dejar el camino que estamos andando y tomar el rumbo contrario, “volver; quizás la palabra más adecuadas sea: “conversión”. Un concepto general de “conversión” dice que “es el cambio de un estado pecaminoso a uno de santidad, de un comportamiento de corrupción a uno de pureza, de un sometimiento a Satanás al dominio de Dios”.[2] Y dejar un estado pecaminoso y enrolarse en el “ejército” de los santos, requiere acciones concretas, cómo Jacob, que si deseaba establecerse en Betel, debía deshacerse de todos los dioses extraños que tenía, purificarse y cambiarse de ropa.

Las palabras claves son “deshacerse”, “lavarse” y “cambiarse la ropa sucia”. Si una habitación tiene un mal olor, debe ser porque alguna cosa la está causando. Lo normal sería “deshacerse” del causante del mal olor, una vez que lo descubrimos. Después lavar el rincón que fue ensuciado y desinfectar todo objeto que estuvo en contacto con la causa del hedor. Esta ilustración puede ser oportuna para entender las acciones que un hijo de Dios debe hacer en su afán de romper las cadenas del mal y someterse a Dios: “Deshacerse de los pecados que dan mal olor, lavarse y cambiarse de ropa”. El que hace eso ha emprendido el camino de retorno, y establecerá su morada en Betel, en la casa de Dios.

Con razón Isaías puso énfasis es esto: “¡Lávense, límpiense! ¡Aparten de mi vista sus obras malvadas! ¡Dejen de hacer el mal!”.[3] Y Juan reafirmó sobre la importancia de la ropa limpia: “… ropas blancas para que te vistas y cubras tu vergonzosa desnudez…”.[4] No nos extrañemos que la Biblia resalte estas palabras: “limpieza”, “lavarse”, “ropa limpia”, “ropa blanca”, “purifíquense”.

Mi amigo (a), esconder los pecados que causan olores desagradables, no ayuda en nada; justificar la vida sucia o rociarle un poco de perfume de pretextos, no hace más que ocultar por breves momentos la realidad triste de la vida de pecado; tampoco, ayuda en nada escapar cargando “ídolos”, que hacen la vida pesada y quitan la libertad. ¡Volvamos a Dios!, ¡dejemos las prácticas pecaminosas!, y lavémonos en el perdón de Dios… El olor más grato que Dios puede percibir es una vida purificada… ¿Puedes comenzar hoy la purificación de tu vida?

Pr. Joe Saavedra

Desde la línea de batalla  y un poquito antes del retorno de Cristo…

Ubícame en mi página web: www.poder1844.org


[1] Génesis 35:1 NVI

[2] Alfonso Lockward, Nuevo Diccionario de La Biblia. (Miami: Editorial Unilit, 2003), 244.

[3] Isaías 1:16 NVI

[4] Apocalipsis 3:18 NVI

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s