ÉL NO SE OLVIDA

“¿Puede una madre olvidar a su niño de pecho, y dejar de amar al hijo que ha dado a luz? Aun cuando ella lo olvidara, ¡yo no te olvidaré!” (Isaías 49:15 NVI)

esperarPSUna noticia cuenta que “un estudiante de la Universidad de California consiguió una indemnización millonaria tras ser olvidado en una celda durante cinco días sin recibir agua ni alimentos”.[1] La responsable del olvido es la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA), quién deberá pagar al joven de 25 años la suma de 4,1 millones de dólares (3,09 millones de euros).

Este incidente se inició cuando el estudiante Daniel Chong fue arrestado por la DEA junto a otros sospechosos en abril de 2012 después de una redada antidrogas que se efectuó en el campus universitario donde estudiaba en la ciudad de San Diego. Las autoridades informaron de que el joven fue “accidentalmente” colocado en una celda, donde lo dejaron y se olvidaron de sacarlo, a pesar que no encontraron ninguna prueba para acusarlo. Chong, que asegura que sufre estrés postraumático por el incidente, se vio obligado a beber su propia orina y asegura que sufrió alucinaciones y temió por su vida. A pesar de sus gritos y peticiones de ayuda, los vigilantes lo ignoraron, allí, en medio del miedo a morir grabó en sus brazos palabras de despedida para su madre con el cristal de sus gafas. Recién al quinto día de cautiverio fue descubierto y debido a su estado de deshidratación fue ingresado unos días en la unidad de cuidados intensivos de un hospital. [2] ¿Alguna vez se han olvidado de ti?, o ¿te has sentido ignorado?

“Dios se olvidó de mí”, es una frase que escucho muy a menudo. ¿No sé si alguna vez esa idea pasó por tu mente?, varias veces yo también he levantado la vista al cielo y preguntado en voz alta: “Señor, ¿te olvidaste de mí?, ¿escuchas lo que te pido?” No sé cuál es tu experiencia, pero sí tengo la certeza que Dios nunca se olvida de sus hijos, aun cuando parezca que es así. Esto lo he aprendido a través de la Palabra de Dios y de mi propia vivencia, porque la mano de Dios ha sido tan evidente en mi existencia.

El profeta Isaías, hace una buena comparación entre las reacciones humanas y el proceder de Dios. Los seres humanos pueden olvidar y ser insensibles hasta con sus propios hijos, pero Dios no procede se esa forma, Él nunca está ocupado cuando un hijo suyo clama por ayuda. Esto me hace recordar un incidente con mi hijo mayor. Fui a buscarlo al término de un compromiso que él tenía, mientras sus hermanos menores y mi esposa bajaron para recibir al muchacho, algo confuso pasó, porque al revisar rápidamente el asiento posterior del auto me pareció ver que cada uno de mis hijos ocupaba sus habituales sitios, además cuando escuché que la puerta del auto se cerraba confirmé esa idea. Así que encendí el auto y emprendí la marcha, pero al escuchar los gritos de mis hijos y ver por espejo retrovisor, me percaté que había olvidado a mi hijo en la acera. Esto me confirma que cómo padres podemos olvidarnos de nuestros hijos accidentalmente, y aunque este incidente no es más que una anécdota, hay otras historias tristes, donde el desprecio y el olvido de muchos padres hacia sus hijos es evidente y constante. Cómo una vez, una niña entre lágrimas me contó que su padre abusaba de ella sexualmente y a pesar que gritó por ayuda a su madre, ella nunca le creyó y hasta la tildó de mentirosa y mala orando en EE_EEpersona.

Mi amigo (a), Dios nunca se olvida de nosotros, no hay clamor que no escuche, ni pedido que él no lo reciba, él lo afirma: “¿Puede una madre olvidar a su niño de pecho, y dejar de amar al hijo que ha dado a luz? Aun cuando ella lo olvidara, ¡yo no te olvidaré!”, y añade algo más: “Grabada te llevo en las palmas de mis manos; tus muros siempre los tengo presentes”,[3]es decir, Dios abre las manos y allí está escrito tu nombre y el mío, porque nunca pasamos desapercibidos para el Sustentador de todo el universo. Por eso, no permitas que las dudas asalten tu vida y te arranque de los labios, “Dios se ha olvidado de mí”, o “mi oración no pasa del techo”, porque nuestro Redentor está sumamente atento a nuestras necesidades, por eso “acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos”.[4]///

joe  firma 3

Desde la línea de batalla  y un poquito antes del retorno de Cristo…

Ubícame en la página web: www.poder1844.org, en el Facebook: http://www.facebook.com/poder1844, o en Twitter: https://twitter.com/joesaa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s