NO ES AUTOMÁTICO

“Oh Dios, tú eres mi Dios; yo te busco intensamente. Mi alma tiene sed de ti; todo mi ser te anhela, cual tierra seca, extenuada y sedienta.” (Salmo 63.1, NVI)

NISSAN~1Recientemente en Tokio, Japón, el fabricante de vehículos Nissan probó con éxito en una autopista su auto con piloto automático, un modelo de conducción que quiere empezar a comercializar en 2020. La prueba la realizaron el vicepresidente de Nissan, y el gobernador de la prefectura de Kanagawa (donde tiene su sede el fabricante), en la autopista de Sagami (la cual se mantuvo abierta al tráfico en todo momento), al suroeste de Yokohama. De acuerdo a las informaciones, el auto accedió a la autopista a unos 40 kilómetros y luego el coche superó los 80 kilómetros por hora. Además pudo adelantar a vehículos que iban más lentos y luego salió de la vía después de recorrer unos tres kilómetros, todo ello en modo de conducción autónoma.[1]

Según el fabricante japonés, el auto empleado para esta prueba, se basa en modelo eléctrico Leaf del fabricante e incorpora siete cámaras y seis escáneres láser alrededor de la estructura, lo que le otorga una visión de 360 grados que le permite capturar datos de la vía y de las señales y evitar colisiones. Con estas características, puede acceder y salir de la autopista y cambiar de carril de manera automática, además puede hacer de manera autónoma operaciones de frenado y aceleración para mantener con éxito la distancia de seguridad con el resto de vehículos.

Otros fabricantes nipones y extranjeros como Honda, Toyota, General Motors o el gigante de Internet Google trabajan también en el desarrollo de tecnologías de conducción autónoma. A su vez, el Ministerio de Transporte de Japón ya ha compilado un primer informe que contempla la implantación de estos sistemas de conducción con piloto automático en autopistas del país durante la próxima década.[2]auto 3

Con esto, imaginar que un día nos de sueño y le dejemos a nuestro auto que nos lleve a casa ya no es una idea descabellada, porque cómo ya lo mencionamos, muy pronto en las autopistas del mundo estarán circulando autos de conducción automática. Y esta tecnología se suma a muchos aparatos que funcionan de manera autónoma. Sin embargo, a pesar de que muchas cosas pueden funcionar automáticamente, el crecimiento espiritual no es un acto automático ni de la casualidad. Así como el crecimiento físico requiere de una serie consciente, constante y abundante de acciones que lleven a ese resultado, el crecimiento espiritual lo es de la misma forma. Con razón el salmista exclama: “Oh Dios, tú eres mi Dios; yo te busco intensamente. Mi alma tiene sed de ti; todo mi ser te anhela, cual tierra seca, extenuada y sedienta”, porque el desarrollo cristiano no es automático, más bien consciente.

El crecimiento espiritual abarca crecer en la fe, entendimiento, santidad y compromiso con Dios, su Palabra y su Iglesia.[3] Y para lograr la estatura adecuada no existe un botón que active una comunión plena y constante del hombre con Dios de forma automática, sino que requiere del ser humano una planificación diaria. Y dentro de esa planificación existen buenas porciones de alimentos que el cristiano consciente debe consumir para lograr ese crecimiento: oración, estudio de la Biblia, dependencia de Dios, búsqueda de santidad, vitalidad en la adoración y acción misionera, y todo esto no funciona de manera autómata.

leyendo la bibliaMi amigo (a) el crecimiento espiritual no es una obra automática, no se activa simplemente por un bautismo o el registro en un libro de feligresía, requiere acciones conscientes, constantes y abundantes. Elena de White decía que así cómo “la planta crece porque recibe lo que Dios ha provisto para mantener su vida. Del mismo modo se logra el crecimiento espiritual por medio de la cooperación con los agentes divinos. Así como la planta se arraiga en el suelo, nosotros debemos arraigarnos en Cristo. Así como la planta recibe la luz del sol, el rocío y la lluvia, nosotros debemos recibir el Espíritu Santo. Si nuestros corazones se apoyan en Cristo, él vendrá a nosotros ‘como la lluvia tardía y temprana a la tierra’ (Ose. 6: 3)”.[4]

Busquemos intensamente a Dios, calmemos nuestra sed y hambre espiritual en la abundante mesa de su Presencia y su Palabra. Y “donde hay salud espiritual hay crecimiento. El hijo de Dios crece hasta la plena estatura de un hombre o una mujer en Cristo. No hay límite para su mejoramiento”,[5] pero de ninguna manera ocurre todo esto automáticamente.////.

joe  firma 3

Desde la línea de batalla  y un poquito antes del retorno de Cristo…

Ubícame en la página web: www.poder1844.org, en el Facebook: http://www.facebook.com/poder1844, o en Twitter: https://twitter.com/joesaa


[2] Ibid.

[3] M. H. Manser, Diccionario de temas bíblicos, ed. Guillermo Powell (Bellingham, WA: Software Bíblico Logos, 2012).

[4] Maravillosa gracia, 168

[5] Maranata: El Señor viene, 100

Anuncios

NUESTRA ROCA

“Sólo él es mi roca y mi salvación; él es mi protector. ¡Jamás habré de caer!” (Salmo 62.2, NVI)

datil 2Entre los mares del mundo habita un molusco peculiar, llamado “el dátil de mar”, quién para sobrevivir se aferra a las rocas de los peñascos, haciendo de ellas su hogar y su guarida.

El dátil de mar (Lithophaga lithophaga) es un molusco bivalvo de la familia Mytilidae presente en el Mediterráneo y costas atlánticas orientales. Su nombre científico, “comedor de piedra”, nos da una idea de su vida y costumbres. Su hábitat marino está formado por sustratos marinos rocosos calcáreos que perfora lentamente mediante la segregación de ácidos. Su forma, tamaño y coloración recuerdan al dátil de palmera y de ahí su denominación. Normalmente vive a profundidades que oscilan entre 0-25 metros y se trata de una especie con sexos separados (individuos macho y hembra).[1]

Encontramos dátiles de mar, aferrados a las zonas rocosas de los litorales del Mediterráneo y Atlántico (desde Portugal hasta Angola), donde se fija cuando es una pequeña larva y procede a una estrecha perforación (algunos centímetros) por medio de un efecto conjunto de rotación y segregación de ácidos, que van erosionando y reblandeciendo la roca. Una vez instalada en su interior, hace de ese agujero su fuente de vida, pues allí va a respirar, alimentarse y crecer. Si este molusco saliera de ese agujero, sería más vulnerable a las corrientes del mar y a sus más acérrimos depredadores, los peces y el hombre.datil

La sobrevivencia de este molusco, podría ser una buena analogía para el cristiano de estos tiempos finales. Este mundo, cómo un mar embravecido, está golpeando a la iglesia, y está rompiendo sus barreras de protección. A esto se suma las corrientes de aguas hirvientes que surgen del mismo centro de la iglesia y que irreversiblemente, van a lastimar sus mismos cimientos. El Pr. Ted Wilson recientemente, ha mencionado a estas “corrientes embravecidas” que por fuera y por dentro están golpeando a la iglesia: (1) la pérdida de la identidad adventista entre algunos pastores y miembros de iglesia, (2) la creciente marea de mundanalidad en el seno de la iglesia, (3) el peligro de la desunión, y (4) la apatía y complacencia espiritual que conduce a la falta de participación en la misión de la iglesia.

Frente a esto, tomando nuevamente a la sobrevivencia del “dátil de mar” como una analogía, podemos decir que la única forma de hacer frente a estas corrientes satánicamente embravecidas, es aferrarnos a la roca que es Jesús, y hacer de su Presencia nuestro santuario de sobrevivencia. Así cómo este molusco, debemos cavar en La Roca, colocarnos en Él, y succionar aire y alimento espiritual que nos mantengan vivos frente a las corrientes de muerte. Con razón, el Rey David decía: “Sólo Él es mi roca y mi salvación; Él es mi protector. ¡Jamás habré de caer!”.

datil 3El aire y el alimento del cristiano hoy, es la oración constante, el estudio consciente de su Palabra, que nos lleve a obedecer a Dios antes que hombres, y en esa condición, una fe a prueba de todo, salgamos y aprovechemos los últimos momentos de libertad que tenemos para cumplir la misión de la iglesia. Con tristeza podemos ver a muchos hijos de Dios desprotegidos a merced de las olas del mar, asiéndose de falsas rocas, confiando en hombres e ignorando a La Roca de los Siglos. Pablo los describe así: “Porque habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios ni le dieron gracias; más bien, se hicieron vanos en sus razonamientos, y su insensato corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios se hicieron fatuos, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible por una imagen a la semejanza de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles. Por tanto, Dios los entregó a la impureza, en las pasiones de sus corazones, para deshonrar sus cuerpos entre sí. Ellos cambiaron la verdad de Dios por la mentira, y veneraron y rindieron culto a la creación antes que al Creador… Se han llenado de toda injusticia, maldad, avaricia y perversidad. Están repletos de envidia, homicidios, contiendas, engaños, mala intención. Son contenciosos, calumniadores, aborrecedores de Dios, insolentes, soberbios, jactanciosos, inventores de males, desobedientes a sus padres, insensatos, desleales, crueles y sin misericordia”.[2] Y lo más peligroso es que “a pesar de que ellos reconocen el justo juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen en los que las practican”.[3]

Mi amigo (a), toma la figura del dátil de mar y vive bajo la sombra protectora de la Roca, hoy no hay más tiempo que perder, se vienen olas de muerte, y solamente el justo por su fe vivirá. En esta cita yo veo la descripción de un “dátil de mar” de estos tiempos que se refugia en la Roca: “A medida que se va introduciendo la HelpMeverdad en la vida práctica, la norma ha de ser elevada de más en más para ponerse a la altura de las demandas de la Biblia. Esto hará necesaria la oposición a las modas, costumbres, prácticas y máximas del mundo. Las influencias mundanales, a semejanza de las olas del mar, baten contra los seguidores de Cristo para arrancarlos de los verdaderos principios de su mansedumbre y de su gracia; pero debemos permanecer en los principios tan firmes como una roca. El hacerlo exigirá valor moral, y aquellos cuyas almas no estén aseguradas a la Roca eterna, serán arrastrados por la corriente mundana. Podremos quedar firmes solamente si nuestra vida está escondida con Cristo en Dios. La independencia moral está en su sitio cuando se opone al mundo. Poniéndonos en completa armonía con la voluntad de Dios, estaremos en situación ventajosa y veremos la necesidad de una separación terminante de las costumbres y prácticas del mundo”.[4]

Por eso, “sólo Él es mi roca y mi salvación; Él es mi protector. ¡Jamás habré de caer!”////.

joe  firma 3

Desde la línea de batalla  y un poquito antes del retorno de Cristo…

Ubícame en la página web: www.poder1844.org, en el Facebook: http://www.facebook.com/poder1844, o en Twitter: https://twitter.com/joesaa


[2] Romanos 1:24-31 RV60

[3] Romanos 1:32 RV60

[4] Maranata: El Señor viene, pág. 45

¿QUÉ DECIDES?

“—Aunque todos te abandonen—declaró Pedro—, yo jamás lo haré. —Te aseguro—le contestó Jesús—que esta misma noche, antes de que cante el gallo, me negarás tres veces.” (Mateo 26.33–34, NVI)

Saber-Esperar¿Qué responderías, si en algún momento de la crisis final las libertades religiosas son cortadas y tu vida dependería de la respuesta a esta pregunta?: “¿Eres seguidor de Cristo?”. Mientras vas tomando valor para la respuesta adecuada, sabes que si tu respuesta es positiva, serás encarcelado y muerto; si por el contrario, niegas tu fe, haz salvado tu vida.

Era un jueves en los primeros instantes de la noche, cuando Jesús estaba en el Monte de los Olivos con sus discípulos. El Maestro estaba muy callado, sabía lo que venía y humanamente se sentía angustiado. Sin embargo, aprovechó el momento para dejar una gran lección a sus amados seguidores. Mirándolos fijamente, les profetizó que esa misma noche, ellos lo abandonarían frente a un grupo de malhechores.[1] La reacción fue inmediata, especialmente de uno, quién rápidamente se puso de pie y resoluto respondió: “—Aunque todos te abandonen—declaró Pedro—, yo jamás lo haré”. Quizás quería decir esto: “Mira Maestro, yo soy tu amigo íntimo, líder de iglesia, con un alto cargo, además adventista por muchos años. Además, soy fundador de la obra en este lugar, mis hijos van al colegio adventista y cantan en el coro. Recuerda además que doy mi diezmo y en pactos estoy al día. Si aún no me crees, mira mi lección de Escuela Sabática y el comprobante de mis pedidos de lecciones, matutinas y revistas para el próximo año. Así que, puedes dudar de todos, pero de mí jamás”.

El Mesías miró a Pedro un instante, y le respondió: “—Te aseguro—le contestó Jesús—que esta misma noche, antes de que cante el gallo, me negarás tres veces”.[2] Pero el discípulo muy eufórico y casi levantando la voz le aseguró su fidelidad y compañía en las buenas y malas, aún en desmedro de su vida: “—Aunque tenga que morir contigo—insistió Pedro—, jamás te negaré”,[3] y los otros discípulos dijeron lo mismo.problemas

Después de algunas horas, mientras Jesús oraba y sus discípulos dormían, el Maestro interrumpió todo y les avisó que venía la prueba donde demostrarían su lealtad, porque una turba airada venía a atraparlo y maltratarlo. Las Escrituras cuentan que “todos los discípulos lo abandonaron y huyeron”,[4] incluyendo a Pedro. Pero éste discípulo no solo huyo, sino que horas más tardes, negó a su Maestro tres veces y recién reaccionó cuando un gallo cantó y le recordó lo que Jesús le había dicho.[5]

¿Qué había dicho Jesús?, la repuesta fácil es que todos lo abandonarían y que Pedro le negaría tres veces antes que el gallo cante. Pero, la respuesta no es tan sencilla, porque en esa profecía había una lección que especialmente los cristianos de estos tiempos finales debemos entender: “la fidelidad a Dios debería ser en las buenas y en las malas”, porque es fácil seguir a Jesús cuando todo está bien, cuando no hay nada que perder o entregar, sin embargo sus verdaderos seguidores se revelan cuando las cosas son realmente difíciles, cuando hay que mucho que perder, incluso hasta la vida”.

Un ejemplo de la verdadera lealtad a Dios, fue la vida de Job. Él demostró ser fiel a Dios en cualquier terreno. Su historia cuenta que lo tuvo todo, su vida era fácil en todos los sentidos, nada le impedía ser fiel a Dios, pero un día lo perdió todo: dinero, posesiones y a sus amados hijos. En medio de esas desgracias, con todo en contra, el cae de rodillas y exclama: “Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo he de partir. El SEÑOR ha dado; el SEÑOR ha quitado. ¡Bendito sea el nombre del SEÑOR!”,[6]y las Escrituras señalan que Job se mantuvo leal a Dios y no pecó a pesar de sus circunstancias dolorosas.[7] Pero sus momentos difíciles no acabaron allí, porque al caos financiero, a la pérdida de sus hijos, su salud fue quebrantada, grandes heridas invadieron todo cuerpo, produciéndole mucho dolor y convirtiéndolo en una piltrafa humana. Su único apoyo también lo dejó solo, porque su esposa en vez de alentarlo y ser su compañera leal, le recrimina: “— ¿Todavía mantienes firme tu integridad? ¡Maldice a Dios y muérete!”.[8] A su confundida esposa le respondió: “—Mujer, hablas como una necia. Si de Dios problemas 2sabemos recibir lo bueno, ¿no sabremos también recibir lo malo?”.[9] Una vez más, en medio de la pérdida y el dolor, Job continúo siendo fiel a Dios, alabando su nombre y sometiéndose a su voluntad. Es seguro que Job no la tuvo fácil y fue tentado a renegar y apartarse de Dios, pero Job demostró ser fiel a Dios porque pasó las pruebas de las dificultades. Con razón de su propia boca salió esta afirmación: “Yo sé que mi redentor vive, y que al final triunfará sobre la muerte. Y cuando mi piel haya sido destruida, todavía veré a Dios con mis propios ojos”.[10]

Soy pastor en tiempos fáciles, soy tan bendecido porque la iglesia hace todo por mí, además no tengo nada que perder. En esas circunstancias, me coloco en la posición de Pedro o de Job y me pregunto: ¿Qué haría yo?, ¿sería fiel a mi Maestro frente a todo?, ¿estaría dispuesto hasta rechazar mi vida con tal de seguirlo?, ¿seguiría siendo el mismo en las bendiciones y en las tragedias?, puesto que el verdadero seguidor de Jesús lo es tanto en las buenas y en las malas.

Mi hermano (a), en la fe, ¿seguirías a Jesús en cualquier circunstancia?, ¿estarías dispuesto (a) a perderlo todo con tal de ganarlo a Él? He comprendido que el único terreno dónde podemos afirmar nuestra lealtad genuina a Dios es en el momento de angustia, es en el campo de las pruebas donde vamos a demostrar que estamos dispuestos a perder cualquier cosa con tal de no fallarle, es en la circunstancia adversa donde firmamos el compromiso de servirle poniendo a un lado nuestro confort o nuestra propia vida.

95-tesis-de-luteroSe vienen días muy difíciles, las pruebas que la iglesia debe pasar vienen de afuera y están adentro, y tú y yo debemos decidir la dirección que vamos a tomar. De la mano de Dios y con la luz que alumbra los caminos oscuros, La Palabra de Dios, debemos caminar firmes sin ningún temor. Y en esa condición, sabiendo que los verdaderos seguidores de Jesús se revelan en los momentos difíciles, quizás un día podamos contestar cómo lo hizo Martín Lutero en la dieta de Worms. Allí, el fraile alemán, rodeado de todo el poder católico romano y el poder de las tinieblas, pudo escuchar las más graves acusaciones de rebeldía a la autoridad de los grandes padres y su afán de desestabilizar a la iglesia, cuya única salida era: retractarse de todo lo había creído. Dice la historia, que al final de ese juicio, su interlocutor insistió: “¿Te retractas o no?”, a lo que Lutero, con la firmeza de los verdaderos seguidores de Jesús respondió: “No puedo ni quiero retractarme de cosa alguna, pues ir contra la conciencia no es justo ni seguro. Dios me ayude. Amén”.[11]

¡Qué Dios nos ayude a mantenernos leales a Él! ¡Yo lo deseo con todo el corazón!, ¿y tú?////.

joe  firma 3

Desde la línea de batalla  y un poquito antes del retorno de Cristo…

Ubícame en la página web: www.poder1844.org, en el Facebook: http://www.facebook.com/poder1844, o en Twitter: https://twitter.com/joesaa


[1] Mateo 26:31 NVI

[2] Mateo 26:32 NVI

[3] Mateo 26:35 NVI

[4] Mateo 26:56 NVI

[5] Mateo 26:69-75 NVI

[6] Job 1:21 NVI

[7]  “A pesar de todo esto, Job no pecó ni le echó la culpa a Dios” (Job 1:22 NVI)

[8] Job 2:9 NVI

[9] Job 2:10 NVI

[10] Job 19:25,26 NVI

[11] Francisco Lacueva, Diccionario teológico ilustrado (Tarrasa, Barcelona: Clie, 2001), 393.

LAS PROMESAS DE DIOS

“Tus promesas han superado muchas pruebas, por eso tu siervo las ama.” (Salmo 119.140, NVI)

smartEn las últimas décadas, han aparecido sorprendentes inventos, que prometían cambiar la vida de los seres humanos, y no han fallado en ese cometido, aunque con resultados negativos. Quizás podríamos mencionar algunas innovaciones que crearon grandes expectativas, pero sus promesas no se cumplieron como lo desearon. El automóvil, prometió hacer todo más fácil, permitiendo que la gente escape fácilmente del movimiento de las ciudades. Sin embargo, las estadísticas actuales mencionan que los conductores gastan al día 101 minutos manejando y que al año gastan más de 40 horas atrapados por el tráfico,[1] aunque estos números han aumentado en los últimos años. A eso se añade el hecho que al contrario de hacer la vida más fácil, subirse a un auto es muchas veces complicarse la vida, por las cantidad de autos obstaculizan el movimiento y los peligros de la calle.

Otro gran invento que prometió unir a las familias para que disfruten juntos de un tiempo de calidad fue la televisión. Los resultados de hoy muestran que esa promesa no se ha cumplido, porque las familias gastan en promedio 170 minutos al día mirando TV, mucho más de lo que hablan cada día.[2] Y ese sueño de unir a la familia, se ha convertido en pesadilla, porque hoy es común que cada miembro de una familia tenga un televisor en su cuarto, y cada cual observe lo que le plazca. En definitiva, la televisión ha separado a las familias.

La promesa era que los nuevos electrodomésticos para el hogar iban a aumentar el tiempo libre y reducir el tiempo dedicado a hacer las tareas de casa. Con esa expectativa salieron al mercado la aspiradora, la lustradora, la lavadora y otros más, pero a pesar del aumento de los dispositivos que ahorrarían la mano de obra humana, la gente gasta aún un promedio de 23,5 horas a la semana en los trabajo de casa,  lo mismo que la gente que vivía en los inicios del siglo 20.[3]

Por último, apareció un gran invento, que prometió hacer la vida más fácil, resolver problemas al instante y unir a las familias, me refiero a los teléfonos celulares inteligentes. Y si bien es cierto han contribuido a facilitar los negocios y las soluciones de problemas, los resultados arrojan que el uso excesivo de esos aparatos puede provocar ansiedad y estrés a las personas, especialmente a los adolescentes, y son este grupo, los que los utilizan más. “Los especialistas advierten que la luz de estos sistemas disminuye hormona que favorece el sueño, lo que afecta el rendimiento académico, y aunque se han vuelto necesarios en el día a día, el uso excesivo de los smartphones puede causar diversos trastornos como insomnio, ansiedad y estrés, especialmente en adolescentes”.[4] Y eso que no mencionamos con amplitud que estos teléfonos móviles han terminado de romper los últimos lazos de unión familiar que ha dejado el televisor, para comprobar esto, solo nos bastaría entrar en la casa de una familia promedio de cualquier ciudad para ver que sus miembros están sentados juntos, pero cada uno ha sido trasladado a su propio mundo por ese pequeño aparato llamado “teléfono inteligente”. La paradoja es: “juntos pero en otros lados”.smartphone

“La palabra ‘promesa’ deriva directamente del latín promissa, significando exactamente lo que nuestra palabra promesa significa, «declaración o seguridad dada a otra persona con respecto a una situación futura en que uno hará o evitará algún acto específico o en que uno dará o concederá alguna cosa, generalmente en un buen sentido implicando cierta ventaja o placer de la persona interesada»”.[5]

Por eso, cuando hablamos de promesas, las únicas seguras son las que Dios ha registrado en su Palabra. Uno de los que experimentó la seguridad de las promesas de Dios, fue David, por eso él exclamó seguro: Tus promesas han superado muchas pruebas, por eso tu siervo las ama.” Porque cuando Dios promete algo, no solo cumple, sino que da más de lo que promete. Otro personaje que validó las promesas de Dios fue Josué, el mismo declara: “Y ni una sola de las buenas promesas del SEÑOR a favor de Israel dejó de cumplirse, sino que cada una se cumplió al pie de la letra”.[6] Con esto entendemos algo más, que Dios cumple lo que promete, pero además considera hasta el más mínimo detalle.

En un mundo de mentiras y promesas que no se cumplen, donde la gente viven en desconfianza y miedo, tenemos las promesas más seguras, y son las que han salido de la boca de Dios. Él es fiel a sus promesas y ninguna pasa por alto. En su Palabra podemos encontrar la lista de promesas que Él nos ha hecho, y cómo hacer para ver su cumplimiento.

ApocalipsisUna de las promesas que podemos hacer realidad ahora mismo, es la de paz y esperanza. Jesús lo dijo: “La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo. No se angustien ni se acobarden”.[7] Tú y yo podemos disfrutar de esa promesa, pero tenemos que reclamarla y obedecer sus indicaciones. Otra de cumplimiento futuro y la más grande, es la promesa de su retorno, y eso nos debería tener en una feliz expectativa: “No se angustien. Confíen en Dios, y confíen también en mí. En el hogar de mi Padre hay muchas viviendas; si no fuera así, ya se lo habría dicho a ustedes. Voy a prepararles un lugar. Y si me voy y se lo preparo, vendré para llevármelos conmigo. Así ustedes estarán donde yo esté”.[8]

Mi amigo (a), Dios ha hecho tantas promesas, muchas ya se han cumplido, otras las vamos experimentando cada día, y algunas esperan y un cumplimiento seguro. ¡Vive seguro en las promesas de Dios!////.

joe  firma 3

Desde la línea de batalla  y un poquito antes del retorno de Cristo…

Ubícame en la página web: www.poder1844.org, en el Facebook: http://www.facebook.com/poder1844, o en Twitter: https://twitter.com/joesaa


[1] Informaciones basadas en estadísticas de los gobiernos de Canadá y Estados Unidos.

[2] Ibid.

[3] Ibid.

[5] Wilbur M. Smith, «PROMESA», ed. Everett F. Harrison, Geoffrey W. Bromiley, y Carl F. H. Henry, Diccionario de Teología (Grand Rapids, MI: Libros Desafío, 2006), 494.

[6] Josué 21:41 NVI

[7] Juan 14:27 NVI

[8] Juan 14:1-3 NVI