SE OCULTÓ DE SU VISTA

“Habiendo dicho esto, mientras ellos lo miraban, fue llevado a las alturas hasta que una nube lo ocultó de su vista.” (Hechos de los Apóstoles 1.9, NVI)

avionYa es noticia mundial, la desaparición del Boeing B777-200[1] de la empresa de aviación Malaysia Airlines, con 227 pasajeros —incluidos dos bebés— y 12 tripulantes. Desde viernes a las 18:40 horas,[2] una hora después de haber despegado de Kuala Lumpur con destino a Pekín, permanece perdido, sin rastros de su paradero. Lo intrigante de todo esto es que no emitió ninguna señal de alarma ni se tiene constancia de malas condiciones meteorológicas en la zona o de un posible sabotaje, por lo que solo se conoce simples y hasta originales especulaciones. Sin embargo, la confusión sobre el destino que sufrió el avión del vuelo MH370, crece a medida que pasan los días y no aparecen los restos del aparato.avion perdido

En vista que los esfuerzos por ubicar a la nave han sido infructuosos, la compañía aérea Malaysia Airlines afirmó el martes que “los equipos de búsqueda y rescate han expandido el alcance más allá de la ruta de vuelo”.[3] “El foco está ahora en el oeste peninsular de Malasia y el estrecho de Malacca. Las autoridades están mirando la posibilidad de que se produjera un intento del vuelo MH370 de regresar a Subang (Malasia). Se están mirando todas las posibilidades”.[4] Eso incluye, desde este miércoles, también el mar de Andamán, al norte del estrecho de Malacca. El Gobierno ha solicitado la ayuda de India para ampliar la zona de búsqueda.

En los trabajos de localización y rescate, participan 10 países, con 42 barcos y 35 aeronaves. China —de donde son 153 de los 227 pasajeros— ha enviado cuatro barcos para colaborar en los trabajos de búsqueda, tiene otros cuatro de camino, va a añadir dos aviones, y ha desplegado 10 satélites. También va a buscar en tierra. Vietnam está mirando, igualmente, en sus junglas, zonas montañosas y cerca de las fronteras con Laos y Camboya.[5]

Por ahora, la verdad es que ante la falta de evidencias que puedan explicar la desaparición del aparato, las autoridades no han descartado ninguna posibilidad. Están investigando un posible sabotaje, un fallo mecánico catastrófico, un secuestro e incluso si alguno de los pasajeros o miembros de la tripulación tenía problemas psicológicos, que pudieran haber conducido a un suicidio. Sin embargo, mientras no sean localizados el avión y las cajas negras, cualquier conclusión sobre esta nave perdida no pasa se simples conjeturas. Lo cierto es que este avión está perdido, desapareció en el firmamento, nadie sabe qué le pasó. Solamente, entre los familiares de los pasajeros hay incertidumbre, tristeza y poca esperanza.

La historia de este avión perdido, puede ser una buena ilustración para nosotros que esperamos a la tripulación divina, con Jesucristo cómo capitán, y nuestros hermanos celestiales, los ángeles, en su viaje hacia la Tierra. Jesús mismo dijo: “En el hogar de mi Padre hay muchas viviendas; si no fuera así, ya se lo habría dicho a ustedes. Voy a prepararles un lugar. Y si me voy y se lo preparo, vendré para llevármelos conmigo. Así ustedes estarán donde yo esté”,[6] entonces Él está preparando el viaje de retorno, y cuando se dirija a la Tierra su llegada es inminente, con razón el texto mencionado empieza así: “No se angustien. Confíen en Dios, y confíen también en mí”,[7] porque vendrá, y nuestra espera no va a ser decepcionante. esperarPS

Jesús, después de su última comida con sus discípulos, se puso de pie y comenzó a explicarles sobre el poder del Espíritu Santo y el papel que ellos debían cumplir. Luego, mirando a sus más íntimos amigos, uno a uno, cómo un padre que debe partir y se resiste a dejar a los que ama “fue llevado a las alturas hasta que una nube lo ocultó de su vista”.[8]Entonces, solo una nube lo ocultó, no desapareció, ni se perdió en el firmamento, por eso los dos personajes vestidos de blanco que aparecieron mientras los discípulos no podían ver a su Maestro les dijeron: “Galileos, ¿qué hacen aquí mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido llevado de entre ustedes al cielo, vendrá otra vez de la misma manera que lo han visto irse”.[9] ¡Jesús volverá, esto es cierto!, y a su venida se “la llama la gloriosa aparición del gran Dios y Salvador nuestro Jesucristo. Su venida sobrepasa en gloria a todo lo que el ojo ha contemplado alguna vez. Su revelación personal en las nubes del cielo excederá por lejos a cuanto la imaginación haya concebido. Habrá un enorme contraste con la humildad que acompañó su primera venida. Entonces vino como el Hijo del Dios infinito, pero su gloria estaba oculta por el ropaje de la humanidad. Vino sin ninguna distinción mundana de realeza, sin ninguna manifestación visible de gloria; pero en su segunda venida desciende con su propia gloria y la gloria del Padre, y asistido por las huestes angélicas del cielo. En lugar de la corona de espinas que desfiguró sus sienes, lleva una corona dentro de una corona. Ya no está vestido con los vestidos de humildad, con la vieja capa real que le pusieron encima los que se burlaron de él. No; viene vestido con un manto más blanco que la nieve más blanca”.[10]

Mi hermano (a), Cristo no desapareció, ni se perdió en el firmamento, solamente una nube lo ocultó en su retorno a las moradas celestiales. Él viene por segunda vez, sabe la ruta, y los pormenores de este regreso nos lo revelan Las Escrituras. Por esto, no nos entretengamos por acontecimientos desalentadores, tanto dentro y fuera de la iglesia. El enemigo está desesperado y está empeñado en que la iglesia se equivoque, que camine por sendas oscuras, porque esto distraerá nuestro real foco de atención, y nos producirá desconcierto, dudas y acciones apresuradas. Es cierto que se vienen momentos muy complicados que probarán nuestra fe, las acciones que se avizoran dentro de nuestra iglesia van a sacudir a todo creyente sincero, pero las verdades cimentadas en la Palabra de Dios lo harán permanecer inconmovible y con la vista fija hacia el cielo, porque por allí vendrá el Salvador, a desenmascarar toda acción maligna.CONSUELO DAME EL .B.MEGF.DOM.19 JULIO 2009.worship

Cristo no se ha perdido, ¡Él viene por segunda vez! Escucha lo que le dijo a Pedro, porque también pensó en nosotros: “Pero yo he orado por ti, para que no falle tu fe. Y tú, cuando te hayas vuelto a mí, fortalece a tus hermanos”.[11] ¡Qué este mensaje halla fortalecido tu fe!////.

joe  firma 3

Desde mi rincón de poder…y un poquito antes del retorno de Cristo…

Ubícame en la página web: www.poder1844.org, en el Facebook: http://www.facebook.com/poder1844, o en Twitter: https://twitter.com/joesaa


[1] Vuelo N° MH370

[2] Sewgún el horario de España peninsular

[4] Ibid.

[5] Ibid.

[6] Juan 14.2–3 NVI

[7] Juan 14:1 NVI

[8] Hechos 1:9 NVI

[9] Hechos 1:11 NVI

[10] Elena de White, “En los lugares celestiales”, 359.

[11] Lucas 22:32 NVI

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s