CREO EN LA BIBLIA – 2

el

“—Mi enseñanza no es mía—replicó Jesús—sino del que me envió. El que esté dispuesto a hacer la voluntad de Dios reconocerá si mi enseñanza proviene de Dios o si yo hablo por mi propia cuenta.” (Juan 7.16–17, NVI)

ta biblia 2Al inicio de esta serie de reflexiones, cuyo objetivo es validar la importancia y trascendencia de La Biblia, se puso en cuestión su status—actual y futuro—. Es inevitable relacionar esta interrogante a la entidad y trascendencia histórica de la figura de Jesucristo, actor central de Las Escrituras. Jesús, al cumplir un papel prioritario y elemental dentro de la obra bíblica, es en sí mismo una prueba a favor o en contra de ella, mejor dicho, “la Biblia es profundamente cristológica, es decir que sus palabras conforman, en última instancia, la Palabra de Cristo. La validez de la una depende de la validez de la otra, y viceversa”,[1] entonces ¿qué crédito podemos dar a esta Palabra, y a las palabras de la Biblia?

La divinidad de Jesús, es la garantía que las palabras de las Escrituras son vida y verdad, porque se relacionan a las palabras de su Creador, la prueba se valoriza con el término “logos” que es “una designación del Señor Jesús empleada por Juan en el preámbulo de su Evangelio, y mencionada en Lucas 1:2. Este término, que aparece constantemente en el NT, y se traduce «palabra, dicho, discurso», se traduce en las diferentes revisiones de RV como «Verbo» en los pasajes a los que se refiere al Señor Jesucristo”,[2] y está en relación directa a: “(1) Su existencia eterna: «En el principio era el Verbo»; «todas las cosas por él fueron hechas» (Jn. 1:1, 3). (2) Su deidad esencial: «El Verbo era Dios.» (3) Su personalidad propia: «El Verbo era con Dios» (Jn. 1:1)”,[3] es decir, como Logos, el Señor Jesús es la sustancia y expresión de la mente de Dios con respecto al hombre; esta verdad, relaciona firmemente a las criaturas con su Creador, por esto, La Biblia, es la presentación simple y finita, de lo infinito e inalcanzable.

Sin embargo, en estos tiempos post-modernos, donde la filosofía griega, encabezado por Platón, ha puesto en duda el significado de “logos”, que “por lo general, se usa para la «razón» y refleja la convicción griega que la divinidad no puede entrar en contacto directo con la materia”,[4] rompiendo la relación “entre significado y significante, y las palabras ahora forman parte sólo de un juego de espejos, sin ninguna posibilidad de significado estable. Junto con la desmitificación del logos desaparece asimismo todo concepto de designiota biblia (diseño), incluso de autoría… Es claro que esta noción entra en conflicto directo con la Biblia”.[5] En palabras simples, si dudamos del origen, entonces dudamos de todo lo que sale de su seno o lo que tiene que ver con él.

Frente a esta duda debemos entender estos dos puntos: “En primer lugar… cualquier intento de disolver el pacto logocéntrico ha de plantearse en términos lógicos. El pensamiento y el discurso no pueden escaparse del influjo del logos, y sólo es posible confrontar a la Palabra desde las reglas de juego de la palabra. En segundo lugar, la verdad de la Palabra es igualmente indemostrable en términos empíricos”.[6] Entonces, o nos prestamos a escuchar la Palabra, o nos quedaremos al margen de su radio de acción. Por eso Cristo dijo esto, de tal forma que haga eco en el túnel del tiempo: “—Mi enseñanza no es mía… sino del que me envió. El que esté dispuesto a hacer la voluntad de Dios reconocerá si mi enseñanza proviene de Dios o si yo hablo por mi propia cuenta”. Y a eso añadió: “Ciertamente les aseguro que el que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna y no será juzgado, sino que ha pasado de la muerte a la vida”.[7] (Juan 5.24, NVI)

Creer y aceptar a Jesús cómo un ser real, histórico, divino y en estrecha relación a sus criaturas, es la llave correcta que abre las puertas a la certeza del valor y origen de Las Escrituras, llevándonos por una avenida espaciosa de fe y convicción en el cumplimiento de cada frase que contiene. Creer en Jesús es creer en La Biblia.

0902047Mi apreciado compañero(a) de fe, ¿Quiere decirse que creer en Jesús, es una acto de fe irracional, un salto en la oscuridad, un suicidio mental? No, muy al contrario, Cristo apela a nuestra conciencia moral y desafía nuestra cobardía intelectual. Al abrir la Biblia, notaremos que todas sus intenciones convergen naturalmente en Cristo. Este hecho es de por sí llamativo a la luz de la gran diversidad de autores, géneros literarios, y épocas históricas que la informan. Especialmente los cuatro evangelios, están allí como pilares de la relación tan estrecha entre el logos y los menesteres humanos. Justamente en sus líneas encontramos la cruel muerte de la cruz que da la medida de la ruindad humana, pues su juicio fue una farsa, y realzan la majestad de Cristo, de tal forma que un centurión exclamó: “Verdaderamente este hombre era justo”,[8] y quienes contemplaron sus últimas horas de agonía dijeron: “Verdaderamente éste era Hijo de Dios”.[9] Jesús es Dios, por lo tanto creo en su Palabra./////.

joe  firma 2

 

Desde mi rincón de poder…y un poquito antes del retorno de Cristo…

Ubícame en la página web: www.poder1844.org, en el Facebook: http://www.facebook.com/poder1844, o en Twitter: https://twitter.com/joesaa (@joesaa)

 


[1] Stuart Park, La Biblia: Un Libro Para La Post-Modernidad (Barcelona: Publicaciones Andamio, 1988), 18.

[2] Samuel Vila Ventura, Nuevo diccionario biblico ilustrado (TERRASSA (Barcelona): Editorial CLIE, 1985), 682–683.

[3] Ibid.

[4] Andrew F. Walls, «LOGOS», ed. Everett F. Harrison, Geoffrey W. Bromiley, y Carl F. H. Henry, Diccionario de Teología (Grand Rapids, MI: Libros Desafío, 2006), 366.

[5] Ibid.

[6] Ibid, 19.

[7] Juan 5:24 NVI

[8] Lucas 23:47

[9] Mateo 27:54

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s