UN TRAJE ESPECIAL – 1

“Por último, fortalézcanse con el gran poder del Señor. Pónganse toda la armadura de Dios para que puedan hacer frente a las artimañas del diablo.” (Efesios 6.10–11, NVI)

ebolaEl brote del ébola ya ha provocado la muerte de más de 3.400 personas en África Occidental, la mayoría en Guinea, Sierra Leona y Liberia. A pesar de los esfuerzos de los científicos más capacitados para encontrar una cura, se propaga temerariamente a todo el mundo. Definitivamente esta enfermedad está causando miedo y muerte a donde va llegando, cómo el último caso más sonado de la enfermera española, que fue contagiada cuando atendió a un misionero español repatriado desde Sierra Leona infectado con ébola y que luego murió. La paciente está empeorando, todo el hospital donde se produjo el contagio parece un desierto, se escuchan lágrimas, todos están muy asustados, porque ayer una quinta persona, amiga y colega de la enfermera, fue ingresada en el Hospital Carlos III de Madrid con un poco de fiebre.

Dicen los profesionales médicos, cómo el profesor Peter Piot, el científico que identificó el ébola en 1976, que no le sorprendió que la auxiliar de enfermería española se contagiara con el virus en Madrid, y que estemos preparados porque espera que ocurran más contagios entre el personal médico, incluso en países desarrollados con modernos sistemas de salud.[1] Nadie puede parar al ébola.

De la misma forma, ningún humano puede frenar los ataques de Satanás, ni de su creación más efectiva, el pecado, que como un virus, contagia, enferma, desgracia la vida y produce muerte. ébola 3Sin embargo, el Señor nos dejó indicaciones vitales para frenar su invasión, y poder sobrevivir a sus consecuencias nefastas. Una de ellas es: “Pónganse toda la armadura de Dios para que puedan hacer frente a las artimañas del diablo”, cómo todos los profesionales médicos que atienden a un paciente con ébola, que se colocan un traje especial que los protege de ese virus mortal, puesto que éste puede penetrar ropa protectora común.

El traje comprende de varias partes que deben cubrir toda la piel para evitar contacto con el exterior. Puede generar hasta 40 grados Celsius en su interior y toma aproximadamente cinco minutos ponérselo y unos 15 quitárselo. Todo este traje de protección comprende:[2]

1- Máscara médica: cubre la boca de gotas de sangre o fluidos corporales. Si el trabajador utiliza un respirador, debe romper la máscara para colocárselo.ébola.jpg 2

2- Filtro de respiración: se lleva un respirador para proteger al usuario de tos del paciente. Según las pautas de la organización Médicos Sin Frontera (MSF), el respirador se debe poner de segundo, luego de ponerse el overol.

3- Overol: estos trajes son similares a los utilizados para manejar materiales peligrosos (hazmat) o en ambientes tóxicos. El supervisor del equipo que utilice estos trajes debe comprobar que los trajes no estén dañados.

4- Delantal: es de un material impermeable y se coloca encima como una capa final de ropa protectora.

5- Botas: son de goma y los pantalones se colocan dentro de ellas. Si no hay botas disponibles, los trabajadores deben usar calzados cerrados y resistentes a los fluidos.

6- Gorro quirúrgico: el gorro cubre la cabeza y el cuello. Ofrece un nivel adicional de protección a los trabajadores médicos, dado que impide que se toquen cualquier parte de su rostro mientras atienden a una persona.

7- Lentes protectores: protegen los ojos de salpicaduras y tienen una cobertura anti empañamiento.

8- Traje base: un traje quirúrgico tradicional, que absorbe líquidos y se limpia con facilidad. Se utiliza debajo del overol. Normalmente está metido dentro de las botas de goma para asegurar que no se expone la piel.

9- Guantes dobles: son necesarios al menos dos pares de guantes, colocados sobre las mangas del traje. Los trabajadores médicos deben cambiarse los guantes entre pacientes, y lavarse las manos cuidadosamente antes de ponerse un par nuevo. Los guantes de trabajo pesado (heavy duty) se usan siempre que los trabajadores necesiten manejar residuos infecciosos.

Ponerse y quitarse este traje requiere todo un proceso cuidadoso, el menor descuido puede ser fatal, cómo en el caso de la auxiliar de enfermería, donde todos sus colegas coinciden armadura2en que ella pudo no haber seguido todas las indicaciones del protocolo de protección, y el virus entró en contacto con su cuerpo en ese pequeño momento de descuido.

Mi apreciado(a) compañero de fe, todos necesitamos estar a salvos de las trampas del maligno y de su virus de muerte. Él Único que puede destruirlo, nos proveyó un traje especial, una armadura “para que cuando llegue el día malo puedan resistir hasta el fin con firmeza”,[3] y nos dejó las debidas indicaciones, para evitar el contagio. Nuestro deber es seguir las recomendaciones hasta el menor detalle, porque nuestra vida está en peligro. El menor descuido puede hacernos vulnerables a sus consecuencias, una de ellas es una vida sin sentido y sin esperanza.

Tú necesitas el traje, yo lo necesito, tenemos que saber un poco más de él, y en eso estamos.

Pr. Joe Saavedra

Desde mi rincón de poder…y un poquito antes del retorno de Cristo…

Ubícame en la página web: www.poder1844.org, en el Facebook: http://www.facebook.com/poder1844, o en Twitter: https://twitter.com/joesaa (@joesaa)

 


 

[1] http://www.bbc.co.uk/mundo/ultimas_noticias/2014/10/141008_ultnot_espana_ebola_enfermera_entrevista_jp

[2] http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2014/10/141008_ebola_traje_seguridad_riesgo_egn

[3] Efesios 6.13 NVI

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s