¡GRACIAS!

“El Señor es mi fuerza y mi escudo; mi corazón en él confía; de él recibo ayuda. Mi corazón salta de alegría, y con cánticos le daré gracias.” (Salmos 28:7, NVI) Hace algunas semanas atrás, despedía a las personas que habían participado en un servicio religioso conmigo, cuando una de ellas me abordó y me…