EL VICARIO DE CRISTO

Y yo le pediré al Padre, y él les dará otro Consolador para que los acompañe siempre:” (Juan 14:16, NVI)

HolySpirit-Said

El término “vicario” deriva del latín vicariu, y en un sentido simple es  “alguien que tiene las veces, poder y facultades de otro”,[1] un “substituto”.[2] En la Iglesia Católica, es el sacerdote que, de forma extraordinaria, viene a sustituir al párroco en una parroquia.[3]

Cuando se revisa la historia, se sabe que en tiempos del Imperio Romano, el vicario imperial era la dignidad que representaba al emperador. Con ese modelo, el emperador “cristiano” como vicario temporal era considerado como representante de Dios en la tierra.[4] En palabras simples, el emperador cristiano hace las veces de Cristo.

El Concilio Vaticano II, en la Lumen gentium, recuerda que el líder de los católicos, “en virtud de su cargo, es decir, como vicario de Cristo y pastor de toda la Iglesia, tiene plena, suprema y universal potestad, que puede siempre ejercer libremente” (n. 22). Por eso él “es el principio y fundamento perpetuo y visible de unidad, tanto de los Obispos como de la multitud de los fieles” (n. 23). Es, por lo tanto, vicario de Cristo en cuanto que ejerce su autoridad sobre toda la Iglesia. Su ministerio es sólo una de las maneras en que Cristo se hace presente en su Iglesia, la guía y la mantiene unida. Él, por ejemplo, está presente en su Palabra, en la asamblea que celebra la liturgia y, sobretodo en la Eucaristía.

De todo esto, surge la incógnita, ¿puede un hombre ser vicario de Cristo? Tal vez la pregunta podría ser mas simple, ¿puede algún humano sustituir a Cristo? La Palabra de Dios en el libro de Hebreos resalta la abismal diferencia entre el sacerdocio de Jesús y el sacerdocio humano:

Es evidente que nuestro Señor procedía de la tribu de Judá, respecto a la cual nada dijo Moisés con relación al sacerdocio. Y lo que hemos dicho resulta aún más evidente si, a semejanza de Melquisedec, surge otro sacerdote que ha llegado a serlo, no conforme a un requisito legal respecto a linaje humano, sino conforme al poder de una vida indestructible. Pues de él se da testimonio: «Tú eres sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec.» Por una parte, la ley anterior queda anulada por ser inútil e ineficaz, ya que no perfeccionó nada. Y por la otra, se introduce una esperanza mejor, mediante la cual nos acercamos a Dios. (Hebreos 7.14-19)

HolySpirit-56a146cb5f9b58b7d0bdbc1fLos textos dan evidencia que Jesús es el auténtico sacerdote, no por el requisito legal de un linaje humano sacerdotal, sino por su llamamiento divino, que  exigía una vida incomparable y perfecta, acorde a la ley de Dios, y Jesús era autosuficiente. No existe hombre alguno que pueda representar la santidad de Dios, ni sus preceptos. El ser humano solo tiene la posibilidad de levantar la santidad de Dios, si Cristo vive en él. Por eso el mismo libro de Hebreos dice:

Nos convenía tener un sumo sacerdote así: santo, irreprochable, puro, apartado de los pecadores y exaltado sobre los cielos. A diferencia de los otros sumos sacerdotes, él no tiene que ofrecer sacrificios día tras día, primero por sus propios pecados y luego por los del pueblo; porque él ofreció el sacrificio una sola vez y para siempre cuando se ofreció a sí mismo. De hecho, la ley designa como sumos sacerdotes a hombres débiles; pero el juramento, posterior a la ley, designa al Hijo, quien ha sido hecho perfecto para siempre. (Hebreos 7.26-28)

Por otro lado, especifícamente en los Evangelios, Jesús dejó clara la idea de que si bien Él se fue para cumplir otra faceta en el plan de salvación del hombre, no nos ha dejado solos:

“… enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo” (Mateo 28:20)
“Porque donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mateo 18:20)

También Jesús, se dió el tiempo para enseñarnos que mientras Él no retorne, sigue pendiente de nuestras vidas e intercediendo por nosotros, y que no necesitamos ninguna sucursal humana para contactarlo y dejar nuestros pedidos:

“Cualquier cosa que ustedes pidan en mi nombre, yo la haré; así será glorificado el Padre en el Hijo” (Juan 14:13)
“Hasta ahora no han pedido nada en mi nombre. Pidan y recibirán, para que su alegría sea complete” (Juan 16:24)

Además, Cristo prometió que obras milagrosas serían hechas por sus discípulos “en el nombre de Cristo” (Marcos 9:39; 16:17-18). Es decir, los milagros, a través de un discípulo, sería obrado por el mismo Dios. De ninguna manera se entiende que el poder sería “transferido” a los discípulos, sino que ellos actuarían “en nombre de Cristo” (Hechos 3:6; 4:9-10; 16:18; 2 Corintios 5:20 ). Y todas estas atribuciones están al alcance de todos los que creen en él, y no solamente a un solo hombre o a un determinado grupo (Juan 14:12; Colosenses 2:8-15)

Asimismo Jesús, consciente de que tendría que dejar la Tierrra y asumir otro rol en el plan de salvar al mundo, no solamente aseguró su presencia e intercesión, sino que hizo la presentación de un verdadero vicario, el Espíritu Santo, el “otro Consolador”. El original griego de “otro”, está en el sentido de “otro igual a mí”:

“Y yo le pediré al Padre, y él les dará otro Consolador para que los acompañe siempre: el Espíritu de verdad, a quien el mundo no puede aceptar porque no lo ve ni lo conoce. Pero ustedes sí lo conocen, porque vive con ustedes y estarái en ustedes. No los voy a dejar huérfanos; volveré a ustedes” (Juan 14:16-18)

Christian dove

Hasta este punto, seguramente, una réplica parece justa: ¿Acaso Jesús no dijo que sobre Pedro (un hombre) se construiría la Iglesia? La verdad que ese es otro tema. Pero la piedra al que se refiere la Biblia, no apuntaba al discípulo sino a Jesús. Sobre Jesús es que la iglesia se sostiene.

En conclusión, la pregunta que aperturó este reflexión fue: ¿puede un hombre ser un sustituto de Jesús? La respuesta es clara y tajante: ningún ser humano, ni representación humana puede ser suficiente para tomar el lugar de Cristo. El único que tomó el lugar de Jesús en esta mundo es el Espíritu Santo, el verdadero vicario. En referencia a esto Lutero escribió lo siguiente: “Es horrible contemplar al hombre que pretende ser vicario de Cristo, mientras ostenta una magnificencia que ningún emperador puede igualar. ¿Es esto ser semejante al pobre Jesús o al humilde Pedro? ¡Es, nos dicen, el Señor del mundo! Pero Cristo, de quien se vanagloria de ser vicario, dijo: ‘Mi reino no es de este mundo’. ¿Pueden los dominios de un vicario superar a los de su superior?”[5]

Mi apreciado(a) compañero(a) de fe, si bien es cierto, no puede haber ningún principado humano que pueda constituirse como vicario de Cristo, quizás sí podríamos resaltar una dimensión en que un hombre podría ser un vicario, y sería en el sentido de “actuar en nombre de” Jesús, no en reemplazarlo o tomar su lugar. Y este sentido se hace realidad cuando representamos sus principios redentores en nuestra propia vida, cuando manifestamos el amor que tranforma vidas y redime, y cuando servimos desinteresadamente a los demás. En esos puntos, todos somos llamados a ser vicarios, porque al serlo, apresuramos la venida del Vicario de Dios, Jesucristo el Único./////////////.

firma 2017 1

Desde mi rincón de poder… un poquito antes del retorno de Jesús…

Ubícame en mi web site: www.poder1844.com o en el Facebook: http://www.facebook.com/poder1844, o en Twitter: https://twitter.com/joesaa (@joesaa)

 

_____________________________

[1]Pablo A. Deiros, Historia Del Cristianismo: El Cristianismo Denominacional (1750 Al Presente), Formación Ministerial (Buenos Aires, Argentina: Ediciones del Centro, 2012), 371.

[2]Claudionor Corrêa de Andrade, Diccionario Teológico: Con Un Suplemento Biográfico de Los Grandes Teólogos Y Pensadores (Miami, FL: Patmos, 2002), 303.

[3]Ibid.

[4]Pablo A. Deiros, Historia Del Cristianismo: El Cristianismo Denominacional (1750 Al Presente), 371.

[5]Elena G. de White, La Historia de La Redención, trans. Gastón Clouzet and Alberto Novell, Primera edición. (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2009), 361.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s