NO SE JUEGA CON EL LEÓN

Practiquen el dominio propio y manténganse alerta. Su enemigo el diablo ronda como león rugiente, buscando a quién devorar.”(1 Peter 5:8, NVI)

No automatic alt text available.Hace unos dias atrás, en Oregon, Estados Unidos, Lauren Taylor regresó a su casa y al entrar en su sala se encontró con un puma. Ella lo cuenta así: “Este puma estaba bebiendo de nuestro estanque grande, que se encuentra justo cerca a la puerta trasera. La misma que estaba abierta, la habitación tenía enormes plantas y escaleras construidas alrededor de ramas de árboles reales, por lo que probablemente ni siquiera se dio cuenta de que estaba caminando en el interior hasta haber dado varios pasos…”.[1]

¿Que harías en una situación similar? Por mi parte, hubiera dado un grito y salido a toda velocidad en busca de ayuda, porque con un felino depredador no se juega. No obstante, Lauren al darse cuenta de la escena, y lejos de huir o pedir ayuda, optó por comunicarse con el puma en lo que ella denomina: ‘nivel telepático’. Segundos después, decidió recurrir a una técnica que denomina “los ojos de felino parpadeando” para calmarlo. Sorprendentemente, funcionó y el puma se durmió. “Los gatos son extremadamente psíquicos y perceptivos de energía, y este puma podría haber sido peligroso en un campo de energía de miedo o ira”, afirma Lauren.

Felizmente, el incidente terminó en un buen final, porque dice Lauren que le envió telepáticamente al puma la ruta para salir de la casa, cosa que el animal hizo al amanecer. Image may contain: indoor

Esta es la extraña y sorprendente historia de Lauren Taylor, pero definitivamente yo no me quedaría a intentar comunicarme con un depredador salvaje, ni pedirle amablemente que abandone mi casa, porque un animal salvaje sea por miedo, defensa propia o instinto asesino va a atacar buscando lastimar y devorar. De la misma forma, no podemos convencer, ni persuadir, menos negociar con el depredador cósmico, Satanás, para que abandone nuestra vida, ni nos haga daño.

Con el león rugiente no se juega, ni se negocia, porque en ese intento vamos a salir lastimados. Muchas veces somos ingenuos como ese miembro de iglesia que frecuentaba lugares peligrosos para un cristiano, que me respondió así: “Yo entro a esos lugares para enfrentar al enemigo y saber cuan fuerte soy”. No seamos insensatos en pensar que podemos con nuestras propias armas hacer frente al depredador cósmico. Ni física, menos mentamente podemos enfrentar a Satanás, porque el “juega con las debilidades de la mente humana cada vez que se le permite hacerlo; y se aprovecha del tiempo y el lugar exacto donde puede beneficiarse más y realizar el mayor daño a la causa de Dios”.[2]

Felizmente, mi apreciado(a) compañero(a) de fe, el apóstol Pedro nos dejó las recomendaciones precisas para salir vencedores cuando se presente el depredador satánico: “Atentos y despiertos”, para darnos cuenta cuando el león rugiente quiera entrar en nuestra vida, porque totalmente sobrios y alertas vamos a pedir ayuda al Cazador cósmico, Cristo Jesús, y con Él si podemos derrotar a la fiera. El apóstol Pablo, resalta que Cristo nos prepara para ser vencedores: “… fortalézcanse con el gran poder del Señor. Pónganse toda la armadura de Dios para que puedan hacer frente a las artimañas del diablo. Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales”.[3]

enfocados-2

Indiscutiblemente, nos acercamos al final de los tiempos, y el depredador cósmico está mas furioso porque el tiempo se le acaba, por eso trabaja “como nunca antes. Procura actuar como director del mundo cristiano. Trabaja con una intensidad asombrosa… en busca de quién devorar. Desea abarcar a todo el mundo en su confederación. Ocultando su deformidad bajo el manto del cristianismo, se arroga los atributos de un cristiano y pretende ser Cristo mismo”.[4]

¡Atentos y despiertos!, el león rugiente, esta acechando a la Iglesia de Dios, está entrando, está devorando nuestras alabanzas, nuestras creencias, nuestra herencia, nuestra misión. Al mismo tiempo vamos viendo como despedaza a nuestros jóvenes, nuestras familias y nuestros líderes.

¡Atentos y despiertos!, con Satanás no se juega ni se negocia.////////////.

firma 2017 1

Desde mi rincón de poder… un poquito antes del retorno de Jesús…

Ubícame en mi web site: http://www.poder1844.com o en el Facebook: http://www.facebook.com/poder1844, o en Twitter: https://twitter.com/joesaa (@joesaa)

 

____________________________________

[1]https://www.facebook.com/lauren.heartlight.taylor/posts/10212343875566544

[2]Testimonios para la Iglesia, Tomo 3, 554.

[3]Efesios 6.10-12 NVI

[4]Eventos de los Ultimos Dias, 133

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s