ACTITUD ADECUADA

Pase lo que pase, compórtense de una manera digna del evangelio de Cristo. De este modo, ya sea que vaya a verlos o que, estando ausente, sólo tenga noticias de ustedes, sabré que siguen firmes en un mismo propósito, luchando unánimes por la fe del evangelio” (Filipenses 1.27, NVI)

Mientras revisaba los titulares de algunos periódicos online, una pregunta me detuvo: ¿Qué pasaría si el mundo entero tuviera la misma hora?[1]

huso horarioTodos sabemos que los husos horarios[2] controlan nuestra existencia y en algunos países son una cuestión de interés nacional. Es decir, las naciones tienen horarios distintos ya sea por su ubicación o por situaciones particulares.

Steve Hanke y el profesor de física y astronomía Dick Henry, ambos del Instituto Johns Hopkins de Baltimore, en Estados Unidos han propuesto lo siguiente: Un cambio a nivel mundial del dominante sistema conocido como Tiempo Medio de Greenwich (GMT, en inglés), que luego fue rebautizado como Tiempo Universal Coordinado (UTC, en inglés) y que rige los husos horarios en todo el mundo.

Sin embargo, esta propuesta se torna complicada, justamente por la disparidad del tiempo en los relojes a nivel mundial, por los ya mencionados husos horarios y por algunas adaptaciones regionales. Sin embargo, la propuesta de estos expertos consiste en crear un horario universal, es decir, que los habitantes de Nueva York, París o Hong Kong tengan todos la misma hora en sus relojes. Según Hanke y Henry, el viejo sistema de zonas horarias se ha vuelto obsoleto a causa de internet, porque estamos en una situación de compresión de espacio y tiempo. “La gente se está acercando y puede comunicarse mejor que en el pasado”, dicen estos expertos, para quienes es prioritario unificar el tiempo.predicar 4

Con todo esto, la pregunta sigue flotando: ¿Qué pasaría si el mundo entero tuviera la misma hora? Los mismos expertos opinan que hoy en día la mayoría de las actividades se desarrollan cuando el sol sale y la mayoría de la gente se acuesta cuando es de noche. Entonces, con el nuevo sistema horario, el ritmo de la vida obviamente también estaría marcado por el tiempo solar. Sólo cambiarían las horas que marca el reloj.

Con esto, no habría confusiones sobre el tiempo porque todos estarían viendo el mismo horario en sus relojes. Como resultado, existiría mayor seguridad y eficacia porque no se perderían vuelos ni reuniones de trabajo y sería más fácil organizar los tiempos de cada uno. Además, una llamada laboral entre oficinas localizadas en Pekín y Ciudad de México sería a las 09:00 para todos, aunque los primeros estarían trabajando de día y los segundos, de noche.

En las conclusiones de estos científicos, con un mismo horario sincronizado a nivel mundial, las actividades del  mundo serían más seguras y eficaces.

Leyendo esto, otra pregunta me vino a la mente: ¿Qué pasaría si la iglesia mundial sincronizaría su reloj evangelístico y sus métodos para alcanzar a toda raza, nación y lengua?

predicarElena de White tiene una respuesta precisa: “Los ángeles trabajan armoniosamente. Un orden perfecto caracteriza todos sus movimientos. Cuanto más de cerca podamos imitar la armonía y el orden de la hueste angelical, mayor será el éxito que coronará los esfuerzos de estos agentes celestiales en favor de nosotros. Si no vemos necesidad de acción armoniosa, y somos desordenados, indisciplinados y desorganizados en nuestra conducta, los ángeles, que se hallan cuidadosamente organizados y se mueven en perfecto orden, no podrán trabajar por nosotros con éxito”.[3] Entonces entiendo, que la eficacia de las actividades, éxito en las labores eclesiásticas y el pronto regreso del Señor viene precedido por una sincronización del reloj evangelístico y las acciones oportunas de su iglesia.

Ahora bien, ¿cuál es la sincronización mundial que traerá éxito a la iglesia? Cuenta White, que el duque de Wellington asistía una vez a una reunión “en la cual un grupo de cristianos discutía la posibilidad de éxito en el esfuerzo misionero entre los paganos. Apelaron al duque para que dijese si, a su parecer, los tales esfuerzos obtendrían un éxito proporcionado al costo. El viejo soldado contestó: —Caballeros, ¿cuál es vuestra orden de marcha? El éxito no es una cuestión que os toque discutir. Si mal no entiendo, las órdenes que se les dan son éstas: ‘Id por todo el mundo; predicad el evangelio a toda criatura’. Caballeros, obedezcan sus órdenes de marcha”.[4]predicar 3

Mi apreciado(a) compañero(a) de fe, la sincronización del reloj evangelístico es la acción misionera real, urgente y ferviente. Por lo tanto, “Que EL MENSAJE evangélico resuene por nuestras iglesias, llamándolas a una acción universal. Tengan los miembros de iglesia una fe acrecentada, y contágiense de celo de sus aliados invisibles y celestiales, al tener noticias de sus recursos inagotables, y convencerse de la magnitud de la empresa en que están empeñados, y del poder de su Director. Los que se colocan bajo el control de Dios para ser guiados y dirigidos por él, captarán la marcha firme de los sucesos que él ordenó. Inspirados con el Espíritu de aquél que dio su vida por la vida del mundo, no continuarán inactivos en la impotencia, señalando lo que no pueden hacer”.[5]

Entonces, toda actividad que los heraldos de Jesús promuevan, organicen o proclamen, sino empuja a la predicación del evangelio y el crecimiento del reino, indudablemente no une ni sincroniza el reloj evangelístico de estos tiempos finales, sino más bien arrastra el desorden, atrasa la misión y repele la influencia vital del Espíritu Santo.

predicar 2Jesús mismo dijo: “Y este evangelio del reino se predicará en todo el mundo como testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin”.[6] Y no es solo una buena exhortación, es el llamado a la acción misionera, sin pausas, ni demoras ni entretenimientos. Esa es la actitud adecuada para el cristiano del tiempo del fin, porque “pase lo que pase, compórtense de una manera digna del evangelio de Cristo. De este modo, ya sea que vaya a verlos o que, estando ausente, sólo tenga noticias de ustedes, sabré que siguen firmes en un mismo propósito, luchando unánimes por la fe del evangelio”. ¿Qué piensas?/////////.

joe  firma 2

 

Desde mi rincón de poder… un poquito antes del retorno de Jesús…

Ubícame en la página web: http://www.poder1844.org, en el Facebook: http://www.facebook.com/poder1844, o en Twitter: https://twitter.com/joesaa (@joesaa)

 

______________________________

[1]http://www.bbc.com/mundo/noticias/2016/02/160218_internacional_zona_horaria_universal_ap

[2]En geografía, huso horario es cada una de las veinticuatro áreas en que se divide la Tierra, siguiendo la misma definición de tiempo cronométrico. Se llaman así porque tienen forma de huso de hilar, y están centrados en meridianos de una longitud que es un múltiplo de 15°. Anteriormente, se usaba el tiempo solar aparente, con lo que la diferencia de hora entre una ciudad y otra era de unos pocos minutos en el caso de que las ciudades comparadas no se encontraran sobre un mismo meridiano. El empleo de los husos horarios corrigió el problema parcialmente, al sincronizar los relojes de una región al mismo tiempo solar medio.

[3]Elena G. de White, Servicio cristiano, ed. Aldo D. Orrego, Cuarta edición. (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2007), 59.

[4]Obreros evangélicos, p. 120

[5]Elena G. de White, Servicio cristiano, ed. Aldo D. Orrego, Cuarta edición. (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2007), 61.

[6]Mateo 24:14 NVI

VUELTA AL MUNDO

Pero para ustedes que temen mi nombre, se levantará el sol de justicia trayendo en sus rayos salud. Y ustedes saldrán saltando como becerros recién alimentados. (Malaquías 4.2, NVI)

avion solarAyer, el avión Solar Impulse 2 partió de la ciudad de Abu Dhabi, en Emiratos Árabes Unidos, con la intención de ser el primer avión de energía solar que le da la vuelta al mundo. La intención de los promotores de este evento es que este avión lo haga en cinco meses.

Durante ese lapso de tiempo, los dos pilotos suizos artífices del proyecto, Bertrand Piccard y André Borschberg, se turnarán para pilotar la nave durante las doce etapas del viaje, algunas de las cuales involucrarán cinco o seis días de vuelo en solitario.

Las paradas se aprovecharán para descansar y para hacerle mantenimiento a la aeronave. Su primera escala será en la capital de Omán, Muscat.

El derrotero del Solar Impulse 2, prevé que irá saltando de continente en continente, atravesando los océanos Pacífico y Atlántico, a través de India, China, Hawái y Nueva York, para después regresar a Abu DAbi, sin usar una gota de combustible. En resumen, el plan es que el avión de la vuelta al mundo solamente con la energía que da el sol. avion solar.jpg 3

En apocalipsis en capítulo 14 Juan menciona que vio “a otro ángel que volaba en medio del cielo, y que llevaba el evangelio eterno para anunciarlo a los que viven en la tierra, a toda nación, raza, lengua y pueblo”, y “gritaba a gran voz: «Teman a Dios y denle gloria, porque ha llegado la hora de su juicio. Adoren al que hizo el cielo, la tierra, el mar y los manantiales”.[1] A éste mensajero se le unen otros dos que tienen la misión de dar la vuelta al mundo para presentar el evangelio eterno de salvación y denunciar las obras del enemigo y sus seguidores. Estos mensajeros representan a la Iglesia de Dios que tiene el deber de anunciar a viva voz que el reino de Dios está muy cerca, y debe hacerlo a todo el mundo.

En ese intento, la Iglesia, está probando diversos métodos para que el objetivo evangélico se cumpla sin más demoras. Infelizmente, la población aumenta y hay más personas que no conocen de Jesús, y la “vuelta al mundo” va yendo más lenta y quizás hasta retrocediendo. Basta ver que hasta el primero de enero del año pasado la población mundial había alcanzado los siete mil doscientos millones de personas[2] y la población de nuestra iglesia bordea los 18,1 millones de miembros, lo que demuestra una diferencia abrumadora. Aunque, lo triste es que en los últimos 10 años la Iglesia ha ganado a nivel mundial un promedio de un millón de personas y se ha perdido casi similar número, con razón el Pr. T. Ng[3] en el concilio anual del año pasado dijo con mucho pesar que las pérdidas de la iglesia eran tan importantes como su crecimiento.[4] Asimismo, otra triste estadística muestra que en los últimos cuarenta años, se han bautizado 31,8 millones de personas, mientras que 11,4 millones han sido borrados o han desaparecido. La cifra no incluye a los fallecidos. Muchos de los que se fueron, lo hicieron porque la iglesia no los cuidó en forma apropiada.[5]

tres angelesTomando la ilustración del Solar Impulse 2, la vuelta al mundo por parte de la Iglesia se está demorando, y entre las diversas razones que los expertos en crecimiento de iglesia formulan, una sin duda es la más importante: El “combustible” humano no es el adecuado para que la “nave” del evangelio avance a toda velocidad. Es penoso ver que las buenas intenciones, los recursos y el tiempo perdidos en programas humanos, solamente son peso que dificulta el viaje más que el combustible adecuado para acabar la misión. Necesitamos “el sol de justicia trayendo en sus rayos salud” para nuestra Iglesia pálida y débil en los asuntos misioneros. El sol de Justicia es el combustible correcto para dar potencia a la nave y así acabar la vuelta a toda la faz de la tierra. Cuando sus rayos bañen completamente cada minúscula fibra del cuerpo humano de cada uno de los líderes de iglesia primeramente y luego de los miembros, entonces las acciones misioneras serán oportunas y eficaces.

Esos rayos de justicia, que son el verdadero combustible de la acción misionera están retenidas en su Palabra y están listas para ser utilizadas.  Con razón Elena de White tuvo estas palabras oportunas: “Únicamente el método de Cristo dará verdadero éxito para alcanzar a la gente. El Salvador se mezclaba con los hombres como alguien que deseaba su bien. Les manifestaba simpatía, atendía a sus necesidades, y ganaba su confianza. Luego los invitaba así: ‘Sígueme’”.[6] Y también dijo: “Antes que los juicios de Dios caigan finalmente sobre la tierra, habrá entre el pueblo del Señor un avivamiento de la piedad primitiva, cual no se ha visto nunca desde los tiempos apostólicos… El enemigo de las almas desea impedir esta obra, y antes que llegue el tiempo para que se produzca tal movimiento, tratará de evitarlo introduciendo una falsa imitación”.[7] La iglesia necesita volver a la Biblia, descubrir el verdadero combustible, utilizarlo y mover la nave. Satanás se goza con los falsos combustibles.tres angeles 2

Mi compañero(a) de fe, la nave está empezando a moverse, tenemos que dar la vuelta al mundo, solo entonces veremos ese “día, ardiente como un horno. Todos los soberbios y todos los malvados serán como paja, y aquel día les prenderá fuego hasta dejarlos sin raíz ni rama—dice el SEÑOR Todopoderoso—.Pero para ustedes que temen mi nombre, se levantará el sol de justicia trayendo en sus rayos salud. Y ustedes saldrán saltando como becerros recién alimentados”.[8] ¿Qué piensas? //////.

joe  firma 2

 

Desde mi rincón de poder… un poquito antes del retorno de Jesús…

Ubícame en la página web: www.poder1844.org, en el Facebook: http://www.facebook.com/poder1844, o en Twitter: https://twitter.com/joesaa (@joesaa)

 

 


[1] Apocalipsis 14.6,7 NVI

[2] Leer más: http://mundo.sputniknews.com/spanish_ruvr_ru/news/2014_01_01/La-poblaci-n-mundial-alcanza-7-2-mil-millones-de-personas-0330/

[3] Secretario de la Iglesia Adventista mundial

[4] Revista Adventist World, Diciembre 2014, 5-7.

[5] Ibid.

[6] Obreros Evangélicos, 376.

[7] Eventos de los últimos días, 135.

[8] Malaquías 4:1-2 NVI

 

VIDEO RELACIONADO:

http://www.bbc.co.uk/mundo/video_fotos/2015/03/150309_video_avion_solar_impulse2_ig

MILAGROS

“—Hice un milagro y todos ustedes han quedado asombrados” (Juan 7:21 NVI)

La misión de Cristo en la tierra tenía un principal propósito: rescatar al ser humano atrapado por el pecado. Él mismo resumió su ministerio de la siguiente forma: “El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres. Me ha enviado a proclamar libertad a los cautivos y dar vista a los ciegos, a poner en libertad a los oprimidos, a pregonar el año del favor del Señor”.[1] Parte de ese ministerio estuvo acompañado de hechos asombrosos, como un cojo que se puso a correr como un niño, un ciego contemplar emocionado un atardecer o un muerto volver a respirar.  Todos estos hechos causaron asombro a la gente que pudieron presenciarlos, y los llamaron milagros. Jesús mismo comenta esto: “—Hice un milagro y todos ustedes han quedado asombrados”.

Una definición de milagro dice que es un “evento que parece desafiar toda explicación racional, involucra la superación de las leyes naturales conocidas o la intrusión de lo sobrenatural en el reino de lo natural, y es atribuido a la intervención divina. En el sentido de un evento que es incomprensible, lo que es milagroso para una edad se torna en lugar común para otra. No obstante, si Dios es soberano de toda la creación, es lógico suponer su libertad y poder de intervenir en ella. Jesús apoyó y confirmó su predicación con m para excitar y robustecer la fe de los oyentes, pero no para ejercer coacción sobre ellos”.[2]

Entonces un milagro involucra hechos sobrenaturales, asombrosos, que no se pueden explicar fácilmente. Sin embargo, hoy cómo en el pasado podemos contemplar milagros más grandes, incomprensibles, sobrenaturales y asombrosos: “la conversión de una persona”. Elena de White comenta que “la conversión del alma humana no es de pequeña consecuencia. Es el mayor milagro realizado por el poder divino. Los resultados reales se alcanzan al creer en Cristo como Salvador personal”.[3] Ver personas que renuncian a una vida de pecado, a las comodidades de este mundo, a sus más grandes temores y corren a Jesús, son hechos asombrosos, incomprensibles y sobrenaturales.

Mientras escribo esta reflexión, me encuentro en un hotel camino a casa, maravillado de haber presenciado muchos milagros asombrosos. Todavía queda en mi cuerpo la adrenalina de haber levantado en una mano la Biblia y con la otra, invitar a jóvenes a correr a los brazos de Jesús.  No puedo explicar las lágrimas que he visto, los gritos de alegría a sentirse libres, las sonrisas de satisfacción después de la entrega, y la paz de los ojos. Solo puedo decir, que los milagros no tienen explicación, solo se aceptan, se alaban y se ruega estar en el momento justo para presenciarlos.

Mi amigo (a), todos somos llamados a presenciar los mayores milagros que no se pueden explicar. Solamente toma una Biblia en una mano, con la otra llama y con autoridad expresa: “ven a Jesús”. Quedarás asombrado de lo que vas a ver.

Pr. Joe Saavedra

Desde la línea de batalla  y un poquito antes del retorno de Cristo…

Ubícame en mi página web: www.poder1844.org


[1] Lucas 4:18,19 NVI

[2]Pablo Alberto Deiros, Diccionario Hispano-Americano de la Misión (Casilla, Argentina: COMIBAM Internacional, 1997).

[3] El Evangelismo, capítulo 9

¿CLUB SOCIAL O IGLESIA DE DIOS? (viernes 18 de noviembre de 2011)

“… para que todo el que crea en él tenga vida eterna” (Juan 3:15 NVI)

Siempre me pregunté que hace que un grupo de personas juntas sean consideradas una iglesia. El mundo está lleno de grupos de personas, normalmente considerados como miembros de algún club. Al buscar una definición nos topamos con la idea de que  “club” es una sociedad compuesta por un número variable de personas, libremente asociadas, que se reúne como grupo en función de su coincidencia en gustos, aficiones u opiniones de todo tipo: artísticos, literarios, políticos, filantrópicos, deportivos, etc., o simplemente en sus deseos de relación social. Los fines y actividades de los clubes son muy diversos y dependen del motivo por el que las personas se hayan asociado: realización de actividades deportivas, intercambios de ideas, debates culturales, organización de actividades a favor de terceros, actividades formativas e informativas en beneficio propio, etc.

En resumidas cuentas, los clubes sociales, son organizaciones  con ideales, con metas y propósitos, quizá como nosotros, los que nos consideramos parte de la iglesia de Dios. Entonces, ¿qué hace la diferencia?, la respuesta aparece una y otra vez en la Biblia. Un ejemplo está en la experiencia de Jesús con Nicodemo, donde este líder judío no había entendido la motivación de  un seguidor de Jesús y una persona moralmente correcta. Cristo le mostró la diferencia al afirmarle: “Yo te aseguro que quien no nazca de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios”.[1] Nuestro negocio tiene que ver con la entrada al reino de Dios. Es decir, dejamos de ser un club social, cuando nos movilizamos fuera de nuestras fronteras invitando a otros a ser parte del reino de Dios, allí nuestras metas dejan de tener un aspecto temporal y terrenal, para convertirse en objetivos salvadores y eternos. Y el reino de Dios es inmortal, los que pueden entrar en él, son aquellos que crean y adquieran vida eterna.

En resumidas cuentas, podemos considerarnos como iglesia de Dios, cuando invitamos a otros a creer en Jesús y ser parte del reino de Dios. Y esto también puede tener un sentido contrario, es decir, dejamos de ser una iglesia cuando olvidamos nuestra labor misionera, cuando dejamos de invitar a nuestros amigos, parientes o conocidos a ser parte del reino de Dios al cual también nosotros aspiramos. Y esta labor, también fue encomendada por el mismo Jesús a la primera iglesia allá en Judea: “Los setenta, a diferencia de los doce, no habían estado constantemente con Jesús, pero habían escuchado con frecuencia sus instrucciones. Fueron enviados bajo su dirección para trabajar como él mismo lo hacía. Por donde fueran debían dar este mensaje: ‘El reino de Dios se ha acercado. Serán admitidos en él todos los que reciban su mensaje y a su Mensajero. Este es el día de oportunidad para ustedes’. Debían presentar la verdad de Dios de tal manera que la gente se sintiera inducida a tomar posesión de las bendiciones puestas a su alcance…”[2]

Un grupo de personas que solo se reúne para planificar actividades de entretenimiento, para buscar pasar el tiempo, para unir amistades y recrearse juntos, es solo un club social, pero un grupo de personas que se reúnen para planificar la salvación de las personas que los rodean, que salen a decirle al mundo que crean en Jesús, y que se preparen para heredar el reino de Dios, entonces estos son la iglesia de Dios.

Mi amigo (a), ¿perteneces a la iglesia de Dios o mañana irás a reunirte con tus pares en tu club social?, la prueba de eres de la iglesia de Dios, es que no estás tranquilo cuando observas a tus amigos, parientes y vecinos muriendo en sus desesperaciones y desgracias, sino sales a proclamarles el reino de Dios e invitarles a creer en Jesús. Te invito a ser parte de la iglesia de Dios, tu credencial de ser miembro de ella no es tu certificado de bautismo, sino la lista de personas por las cuales estás orando, a los que visitarás e invitaras a tener esperanza.

¡Feliz sábado!…

Pr. Joe Saavedra

Desde mi rincón de poder y un poquito antes del retorno de Cristo…

Ubícame en mi página web: www.poder1844.org


[1] Juan 3:5 NVI

[2] Carta 119, del 14 de abril de 1905, dirigida a los miembros de la Iglesia de Nashville.